Meghan Markle se convertirá el próximo 19 de mayo en la esposa del príncipe Harry. Atrás quedó su carrera como actriz y su vida en Los Ángeles, ya que ahora va introduciéndose en la vida de la realeza británica para lo que cuenta con una gran cómplice: Kate Middleton.

Al parecer la relación entre las cuñadas es estupenda, ya que Kate se ha volcado mucho en que Meghan se sienta lo más a gusto posible dentro de palacio y le está dando consejos sobre cómo llevar toda la serie de cambios que están teniendo lugar en su nueva vida, por lo que se han hecho muy amigas.

De hecho no sólo serán vecinas, sino que además formarán parte de la directiva de The Royan Foundation, de la que la Duquesa de Cambridge ya forma parte junto a su marido, el príncipe Guillermo, el hermano de este, Harry, y ahora Meghan.

Kate es además la única que puede entender verdaderamente el impacto que supone formar parte de la Familia Real Británica y, aunque Meghan ha sido totalmente aceptada por los Windsor y por el pueblo inglés, la falta de privacidad y libertad es algo con lo que tendrá que lidiar el resto de su vida.