Este viernes se celebra el tradicional desfile de las Fuerzas Armadas por el Día de la Hispanidad. Una fecha muy marcada en el calendario que reúne a la familia real y para la que la reina Letizia ha apostado por look rompedor y al mismo tiempo, fiel a su estilo clásico.

Estos años de atrás Doña Letizia escogía modelos correctos con tejidos rígidos y decoraciones recargadas, como es el caso del traje gris de dos piezas que lució el pasado año. Sin embargo, este año se ha decidido por un diseño de su diseñador de cabecera Felipe Varela.

La esposa del Rey Felipe VI ha llevado para esta cita un vestido con decoración de encaje y falda de vuelo midi, fluida y tableada. Además ha decidido resguardarse del frío con una blazer ceñida de doble botonadura y como complementos una cartera de mano y unos zapatos de salón clásicos.

Con este total look la reina ha salido de su zona de confort si nos referimos al color, ya que el blanco roto es una de las tendencias de este otoño, como hemos podido comprobar en la Semana de la Moda de Nueva York. En definitiva, un conjunto que sigue su línea de estilo pero que logra sorprendernos gracias a la incorporación de las tendencias de esta temporada.