Los escándalos que penden sobre Meghan Markle no hacen más que crecer. La duquesa ha sido acusada en varias ocasiones de tener mal carácter y ser calculadora, interesada y manipuladora, entre otras muchas cosas. Algo que parece corroborar la huida masiva de empleados que hay a su servicio. Primero fue un guardaespaldas, seguido de dos asistentes y ahora una de las tres niñeras que los duques de Sussex habían contratado para cuidar de su hijo Archie.

Aunque no ha trascendido la identidad de la mujer en cuestión, la misma ha alegado 'diferencias irreconciliables' como principal motivo de su salida de Frogmore Cottage, actual residencia del príncipe Harry y su esposa. Y viendo el enorme sueldo al que ha renunciado, unos 80.000 euros al año, parece ser que la situación que se vive en casa de los recientes padres es realmente grave.

Otro escándalo que se suma a la lista de la ex actriz, la cual no ha hecho más que crecer desde su entrada a la familia real británica. Recordemos que hace poco su propio hermano la acusaba de ser un sin techo por su culpa, además de las duras palabras que la periodista Alisson Boshoff le dedicó en un artículo en el diario británico Daily Mail.