Lo ha hecho con dos auto-retratos. El escenario es el cuarto de baño de su casa y la modelo es ella misma en bikini reflejada en el espejo.

A sus 47 años, Demi Moore sigue estando en forma. En la página de Twitter se le puede ver en su despacho, en el dentista o haciendo turismo en París, pero nunca hasta ahora había colgado unas imágenes tan sugerentes.