Miley Cyrus y Liam Hemsworth han puesto punto y final a su matrimonio tras menos de un año casados, y no solo eso, sino que la cantante ha sido pillada besándose con su amiga Kaitlynn Carter, ex mujer de Brody Jenner. Un hecho que el hermano mayor de Kendall y Kylie parece haber decidido tomarse a risa.

Ante esta bomba mediática, Liam ha decidido refugiarse en su hermano Chris y la mujer de este, Elsa Pataky, quienes disfrutan de un maravilloso y sólido matrimonio y le han abierto las puertas de su casa en Byron Bay. Allí, al actor se le ha sido visto bastante afectado y ha optado por centrarse en sus sobrinos, los pequeños India Rose, Tristan y Shasha. De hecho, se ha negado a hacer cualquier tipo declaración, aunque cuando un periodista del Daily Mail australiano se acercó a preguntarle cómo se encontraba, Liam no ha dudado en soltar unas dolorosas palabras: "No saben por lo que estoy pasando".

Sin duda, el divorcio le ha afectado mucho, algo normal si tenemos en cuenta que hace tan solo unas semanas se mostraban como una pareja feliz en redes sociales.

A pesar de ello, se ha animado a compartir con sus seguidores una simple publicación en la que ha pedido respeto a su privacidad. "Hola a todos. Solo una breve nota para confirmar que Miley y yo nos hemos separado recientemente y no le deseo otra cosa que no sea salud y felicidad. Esto es un asunto privado y no tengo intención de hacer ningún comentario a ningún periodista o medio de comunicación. Cualquier tipo de declaración en mi nombre es falsa. Paz y amor".

Seguro que te interesa...

Primeras imágenes de un triste Liam Hemsworth tras su divorcio de Miley Cyrus