Kiko Rivera, que ejerce como DJ, actuaba este sábado en el evento central de las fiestas de Tuilla, en Langreo (Asturias). El cantante tenía su turno tras la actuación del grupo de los Chunguitos. El problema es que el DJ nunca llegó a aparecer.

Un DJ local se hizo cargo del turno del mediático hijo de Isabel Pantoja y la sociedad de festejos de Tujilla afirmaba esta misma mañana que no piensan pagarle "por una actuación que no realizó" y que no había recibido por parte del personal Kiko Rivera una explicación oficial. Según los rumores la excusa para no aparecer en las fiestas fue 'por un coche mal aparcado', cuando la comitiva del DJ trataba de llegar a la zona del escenario y este se lo impedía.

Sin embargo, Kiko Rivera ha revelado cuál ha sido la "verdadera razón" por la que tuvo que dejar tirados a los fans en un vídeo que ha subido a su cuenta personal de Instagram.

Se trata de una situación de lo más dramática que el DJ ha considera como "uno de los momentos más amargos de su vida". Según relata Kiko Rivera, recibió "amenazas de muerte". Todo fue porque le "pidieron amablemente que retirara el vehículo" a un señor que se interpuso en su camino. El señor que lo amenazó le dijo que lo iba a apuñalar y por medidas de seguridad "se decidió no salir".

En el texto del vídeo, Kiko comunica a todos sus seguidores que es "una tristeza" para él que ayer la gente de Tuilla no pudiera disfrutar de su concierto.

"Lo siento de corazón pero fue uno de los momentos más amargos de mi vida. Aquí tenéis la verdadera razón y ojalá que gente así no existiera en el mundo" afirma el cantante de 'Quitate el top', y continúa diciendo que así viviríamos en un mundo mejor y: "Os quiero y respeto como siempre Asturias".

Seguro que te interesa...

Así es el salón de la casa de Irene Rosales y Kiko Rivera