Lo que Amaia Romero experimentó hace poco menos de dos años fue un torbellino de emociones, por lo que es normal que la gran cantidad de cosas que estaban pasando en su vida le abrumara.

A la cantante pamplonica, de tan solo 20 años, le llegó la fama de golpe, y al fin se ha animado a confesar que eso literalmente le superó.

En una entrevista concedida a Lecturas, la extriunfita ha reconocido que ''estaba super inestable emocionalmente''. De hecho, un año y medio después de haber ganado Operación Triunfo ''no termina bien de digerirlo''.

Y es que como bien dicen la fama tiene un precio...