Leo Messi y Antonella Roccuzo muy pronto serán marido y mujer. Los nervios afloran y lo que parecía ir sobre ruedas ahora tiene algún bache. El lugar ha sido registrado por la Policía Federal y autoridades de la Administración Federal de Ingresos Públicos del país por un motivo completamente ajeno a la pareja.

Pero este no parece ser el único de los problemas. La novia sigue sin su vestido de Rosa Clará a dos días de la boda que se celebrará en Rosario, Argentina.

Las autoridades argentinas aseguran que el complejo de lujo no carga a sus espaldas con ningún delito. "Fue casualidad que hayamos venido un par de días antes de la boda, nosotros hace casi un mes que tenemos hecha la presentación judicial", explicaba el director regional de la Administración Federal de Ingresos Públicos, según informan medios internacionales.