UNA COCINA VEGETARIANA FLEXIBLE, TOMA NOTA.

UNA COCINA VEGETARIANA FLEXIBLE, TOMA NOTA.

¿Sabes qué es la cocina flexiteriana?

Si no te resulta familiar este término, ya te lo puedes grabar a fuego en el cerebro. El flexiterianismo es una nueva corriente que va a dar mucho de qué hablar en los próximos años, ideal para estos tiempos en que la gente se preocupa por su alimentación y pretende cuidarse y estar saludable sin renunciar a los beneficios de una buena mesa. El flexiterianismo no es más que una corriente que apuesta por una cocina vegetariana flexible, sin fundamentalismos y con mucho sentido del humor (y de la estética). ¿Quieres saber más?

flexiteriana
Estos rollitos de salmón con aguacate, brotes y pan de sésamo y espelta de Flax & Kale son un buen ejemplo. | Cocinatis

¿Qué entendemos exactamente por ser flexiteriano?
El flexiterianismo es, como decíamos, la cocina vegetariana flexible, lo que puede entenderse en realidad de numerosas maneras. Podemos hablar de una cocina vegetariana que incluya, pongamos por caso, un 20% de proteína animal basada en pescados frescos y huevos; o también podemos referirnos a esos vegetarianos que suelen llevar a rajatabla su dieta pero que en casa de amigos y familiares consumen sin problemas productos de origen animal.

Pese a que los vegetarianos estrictos no suelen ser demasiado fans de un concepto de difícil delimitación y al que, dicen, finalmente puede adherirse cualquiera, es cierto que ha cosechado numerosos adeptos en los últimos tiempos, especialmente de gente concienciada con cuidarse pero que no quiere renunciar a un porcentaje, sea el que sea y diseñado de forma personalizada, de productos de origen animal.

¿Quién inventó el término?
Parece ser que este palabro se utiliza ya desde 1992 y se lo debemos a la periodista Linda Anthony, que escribió un artículo en la 'Austin American Statesman' titulado ' Acorn sirve comida flexiteriana', en referencia a un restaurante que elaboraba una cocina creativa y basada fundamentalmente en vegetales, cereales y legumbres, aunque con una ligera presencia de productos de origen animal.

¿Es lo mismo flexiterianismo que semivegetarianismo?
Sí, pues ambos conceptos se refieren a una práctica heterodoxa del vegetarianismo, en que cada comensal se permite, por decirlo de alguna manera, desviarse de la norma y elige cómo hacerlo, desde el que come únicamente pescados blancos pero no consume carne, o el que no come ni carne ni pescado pero sí leche y huevos. O el que practica una dieta vegetariana flexible pero sólo come pescado en la paella del domingo en casa de sus padres, por ejemplo. Todas estas opciones se consideran flexiterianas o semivegetarianas, del mismo modo que lo son otras como el pesco-pollo vegetarianismo, el pescetarianismo o el pollotarianismo, que como indican sus nombres suelen tener vetadas las carnes de mamíferos pero no las de ave.

¿Y el ovolactovegetarianismo? ¿Qué es?
Esta es una corriente del flexiterianismo que veta el consumo de productos de origen animal a excepción de los lácteos y los huevos.

¿Qué ventajas tiene hacerse flexiteriano?
La cocina flexiteriana tiene, además, aunque esto es una apreciación personal, cierto toque lúdico-festivo capaz de convencer a los carnívoros más fervientes. Los restaurantes que se declaran flexiterianos suelen presentar platos apetecibles y coloristas, lejos del clásico plato de verdura hervida que a menudo nos viene a la cabeza cuando pensamos en vegetarianos. Ser flexiteriano nos permite cuidar nuestra alimentación basando la dieta en productos del huerto, y de temporada, sin renunciar a ciertos placeres a los que nos obliga el vegetarianismo ortodoxo.

Podemos ser vegetarianos pero comer jamón, o preparar coloridos y sugerentes platos a base de deliciosos productos vegetarianos y una loncha de un buen pescado, por ejemplo. El flexiterianismo, más que desviar al vegetariano convencido del camino que ha decidido marcarse, actúa a la inversa: convence al que consume en exceso productos animales de ir caminando poco a poco hacia una senda en la que cada vez tienen menos cabida, sin grandes traumas ni renuncias.

¿Cómo es un restaurante flexiteriano?
Un buen ejemplo de cocina flexiteriana es el flamante Flax & Kale de Barcelona, abierto hace unos meses y que, a juzgar por los llenos absolutos que cosecha, ha sabido convencer a una clientela a la que no le importa comer en un restaurante que tiene una mayoría de platos vegetarianos deliciosos y un pequeño porcentaje de pescados. Aquí encontramos una cocina divertida y saludable, con ingredientes ricos y muy bien combinados pero poco habituales en otros establecimientos: seitán, quinoa, tofu, hamburguesas y albóndigas vegetales y todo tipo de cereales y legumbres.

 

Laura Conde @LauraConde5 | Barcelona | Actualizado el 23/06/2018 a las 13:18 horas

Los mas vistos

Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar, recoger datos estadísticos y mostrarle publicidad relevante. Si continúa navegando, está aceptando su uso. Puede obtener más información o cambiar la configuración en política de cookies.