Juan nació y creció en Guadalupe, un pequeño pueblo de Cáceres. Empezó a trabajar en el campo desde pequeño. El campo y las mujeres le dan la vida, pero no ha tenido suerte. Se casó muy joven pero el amor se le acabó pronto, y lleva muchos años separado. Vive en la soledad y tranquilidad de su pequeña casa de pueblo. Quiere conocer mundo, pero sobre todo conocer campo, que es lo que le gusta. Se dedica a tender las cosas de su huerto y dice que el campo y las mujeres le dan la vida. Se lleva con él un castaño para plantar en algún sitio del mundo.

"El campo y las mujeres me dan la vida"

Juan Francisco Cano se dedica a su huerto mientras llega su sueño de volver a encontrar una mujer con la que compartir su vida. Siempre fue muy precoz: se enamoró a los 14 años y se casó a los 19, pero el amor se terminó pasado un tiempo y fue de los primeros de su pueblo en tener un estado civil diferente: el de separado.