María (Leiva) es de Fuengirola, andaluza hasta la médula. Ha conocido al amor verdadero: su marido, ya fallecido, al que ha querido mucho y que recuerda constantemente. Siempre ha sido muy atrevida desde pequeña y le encantaba hacer locuras, pero se ha quedado con ganas de probar cosas más fuertes. Se ha apuntado a este viaje porque ha estado toda su vida dedicada a su familia y cree que ha llegado su momento de disfrutar. Su marido murió de cáncer y lo echa mucho en falta, le hubiese gustado disfrutar del viaje con él.