Antonio ha sido militar toda su vida y aunque ya está retirado se sigue considerando militar y muy orgulloso de serlo. Se metió en infantería marina con la intención de poder viajar, pero se equivocó ya que la división que viajaba era otra. Aun así, no perdió de vista su gran sueño y viaja de otra manera: a través del ordenador. Uno de los lugares que más le gusta visitar virtualmente es Chile, país del cual está enamorado. De sus vinos, de sus valles, sus ciudades… Además, es un enamorado del mar y confiesa no poder vivir sin él. Es tal su obsesión que en cuanto tiene ocasión, se escapa a ver el mar.