Ingredientes (4p.):

24 sardinas

4 tomates pera

2 cebolletas

1 zanahoria

3 dientes de ajo

1 huevo

50 ml de vino blanco

pan rallado

aceite de oliva virgen extra

sal

pimentón

perejil

Elaboración:

Pela y pica en dados pequeños 2 dientes de ajo, la zanahoria y las cebolletas. Pon todo a rehogar en una sartén un chorrito de aceite. Sazona.

Pon agua a calentar en una cazuela. Agrega el huevo y cuécelo durante 10 minutos. Haz un corte en cruz en la base de los tomates e introdúcelos en la cazuela. Escáldalos brevemente y retíralos a un plato. Cuando se templen, pela córtalos en daditos y añádelos a la sartén donde están las verduras pochadas. Vierte el vino y dale un hervor. Cocina todo bien hasta que las verduras pierdan toda el agua (unos 20 minutos). Retira todo a un bol y deja enfriar. Añade el pimentón y el huevo picado. Mezcla bien.

Retira las cabezas y las tripas de las sardinas. Retírales la espina central y resérvalas abiertas en una fuente.

Cubre una bandeja de horno con papel de hornear y úntala con un poco de aceite. Coloca encima la mitad de las sardinas dejando la parte de la piel hacia abajo y sazónalas. Coloca una porción de relleno sobre cada sardina y tápalo con el resto de las sardinas. Sazónalas.

Para hacer la provenzal, mezcla en un bol 3 cucharadas de pan rallado, 1 de perejil picado y el otro diente de bien picado en daditos.

Espolvorea las sardinas con la provenzal y hornéalas a 200º C durante 5 minutos. Sirve las sardinas y adórnalas con unas hojas de perejil.

Consejo:

La receta de hoy es una manera diferente de cocinar sardinas sin que se llene la casa de ese olor tan intenso que desprenden al cocinarlas.