Para el psiquiatra "la cuestión es procesar los sentimientos e ideas en palabras". A la hora de comunicarse es importante escuchar a la otra persona "es fundamental para añadirle vitalidad a los años y años a la vida", mantiene.

Cree que la dicotomía entre los informes que establecen que España es uno de los países más saludables con los que señalan que en cuanto al grado de infelicidad estamos en el puesto 30 está en que la gente no suele decir en público que es feliz. "Si preguntamos del 0 al 10 la nota que te das en satisfacción con la vida en general, la mayoría se da un 7 o un 8", destacaba.

Establece que una de las claves de un buen diálogo interno está en "desterrar al pensamiento automático". "Los pensamientos automáticos suelen ser negativos y cuando lo decimos en realidad no lo hemos pensado bien", asegura.

Sobre las redes sociales asegura que no dan los beneficios de hablar pero tiene otros, los de "conectarte con personas que no tienes alrededor o grupos sociales con los que te sientes identificado". "El problema es que estás redes provocan una adicción y al final no prestas atención a cómo te hablas a ti mismo o a una persona cercana".