Ya se ha fijado la fecha de investidura, pero según el análisis de Rubén Amón todo parece estar dirigido hacia unas nuevas elecciones, pues si Pedro Sánchez no consigue un consenso parlamentario, las urnas para el 10 de noviembre estarían aseguradas.

Los partidos de Unidas Podemos y Ciudadanos, serían los más afectados frente a esta situación, ya que los desacuerdos con el líder del PSOE no cesan. Además Rivera no acudiría a una nueva consulta con el presidente pues asegura que no tiene nada nuevo de lo que hablar con él.

Sin embargo, para el PP, los comicios del 10 de noviembre favorecerían la vuelta del bipartidismo y "les permitirían recuperar musculo parlamentario a expensas de Vox y de Ciudadanos" comenta Rubén Amón.