Cuenta José Zaragoza que antes de entrar al Congreso se disponía a desayunar en un bar cercano cuando recibió una llamada de Rafael Simancas. Le advertía que Vox estaba ocupando la bancada donde se sienta habitualmente el PSOE. "Me encontré con que los diputados de Vox habían acampado y se sentían propietarios de los escaños", señala.

"Como decidieron 'trolear' la sesión me senté en uno de los escaños. Abascal me dijo: "¡Tú qué haces aquí!" y le dije que no había sitios asignados. Que yo me sentaba ahí y no me pensaba ir", destaca.

Asegura que en Vox "hay gente que se ponen muy nerviosa y no está acostumbrada a compartir asiento con gente que piensa diferente". "Los diputados de Vox empezaron a golpear las mesas, gritaban, todo muy desagradable no queriendo escuchar lo que no les gustaba", relata. Asegura que en un momento de la sesión Abascal les dijo a los diputados de formación que aplaudieran la intervención del líder de Ciudadanos, Albert Rivera.

José Zaragoza fue testigo de excepción de uno de los saludos más esperados de la jornada: el que se produjo entre Pedro Sánchez y Oriol Junqueras. Lo describe como un saludo que se desarrolló con normalidad entre dos personas que piensan diametralmente opuesto.

El diputado ha revelado que la respuesta de "No te preocupes", que le dio Pedro Sánchez a Oriol Junqueras respondía a que el de ERC le preguntó si le molestaba que le hubiera saludado.