Tanto Vicky como José están destrozados y les cuesta recordar el momento en el que el pequeño de 2 años cayó por el pozo.Tras la terrible pérdida están a la espera de que la justicia determine la responsabilidad civil de la muerte. José reconoce que no les ha gustado el informe de parte que elaboró la defensa del dueño de la finca, David, marido de la prima de José.

Desde que salió a la luz el polémico informe que culpaba a los servicios de rescate de haber ocasionado la muerte del niño con los golpes de piqueta con los que se intentó disolver el tapón la relación no ha vuelto a ser la misma. Reconoce el padre de Julen que no les gustó el informe, en ningún caso lo aprueban y que en este momento no existe relación con su prima y el marido de esta.

Mirar al futuro les da vértigo pero quieren salir adelante con el apoyo de su familia y amigos a los que agradece el apoyo moral que les están brindando.

Vicky apenas ha tenido fuerzas para recordar el fatídico momento en el que el niño cayó por el agujero. "Si te digo la verdad, quería irme con él", señala. "El corazón me dio un vuelvo que me decía que mi niño no estaba bien, cuando le dejé de escuchar llorar sentí que mi niño se había ido", relata la madre del pequeño.

En la agónica búsqueda del pequeño durante 13 días Vicky reconoce que no tuvo en ningún momento la esperanza de que le rescatasen vivo. "Mi corazón me lo dijo, del dolor que me entró me estampé", recuerda.