Por primera vez vemos y escuchamos a los padres del pequeño Julen declarando ante el juez. Victoria y a José relatan en sede judicial lo que pasó el 13 de enero en Totalán, cuando su hijo cayó al pozo.

"Me cegaba que el pozo estaba bien. Yo no pensaba que el pozo estaba tapado con las piedras, yo pensaba que estaba como el otro, cuando llegué y vi eso yo me quería morir", relata su padre sobre el momento en que se dio cuenta de que el pequeño había caído por el agujero.

Su madre cuenta cómo se asomó al pozo porque pensaba que iba a ver a su hijo y solo le escuchó llorar: "Yo me dirigí a mi pareja y le dije que qué ha pasado y me dijo que se había caído mi hijo, hice así porque creía que lo podía ver y no lo vi, solo le escuché", destaca.