Desde el primer momento tuvo claro que en la jornada del referéndum catalán se hizo uso de la violencia. "Todo ocurrió de manera inmediata a los sucesos del 1-O. Los Mossos preveían que iba a haber violencia pero Puigdemont, Junqueras y Forn quisieron que se celebrara el referéndum de igual modo", sentencia.

No comparte el alegato de la abogacía del Estado: "Las declaraciones me pusieron los pelos de punta. En relación con la resistencia activa lo ejecutaron para que no se impidiera el acto ilegal del referéndum", señala. A su juicio el presidente de la Generalitat ejecutó un golpe de Estado.