Una decena de personas han sido detenidas en una funeraria de Valladolid por haber estafado a algunos clientes con los ataúdesdurante 20 años.

La Policía cree que la funeraria cambiaba los ataúdes por unos más baratos y después los revendía y que esta es una práctica que se puede llevar haciendo desde los años 90.

Una de las afectadas por este fraude habló en directo en Espejo Público, donde explicó que es muy doloroso que se lucren de su desgracia.

A raíz de su aparición en el programa, más gente se ha animado a hacer público su testimonio sobre el fraude. Es el caso de Berta, cuyo padre falleció hace un mes y a quien incineraron en la funeraria de la estafa.

Berta explica que comenzaron a investigar una vez que se destapó la estafa porque "te traes a casa a alguien que no sabes quién es".

La joven cuenta que su madre dudaba de las cenizas que les habían dado, lo que le llevó a abrirlas: "Esto no son cenizas humanas, hay piedras en las cenizas de mi padre", lamenta la joven entre lágrimas.

"Te lo traes a casa y estás besando a alguien que no sabes quién es, quién me dice a mí que no sean los pales lo que me han dado. Me queda la duda, no sé lo que tengo en casa, no sé lo que han hecho con mi padre", lamenta Berta, que se plantea si la funeraria le ha engañado y le ha dado "al abuelo de otro".