José Antonio lleva cinco años sin poder ver a sus hijos, de 11 y 7 años. Se ha demostrado que su exmujer obligó a su hija a decir que había abusado de ella.

"Mi papá me toca el tete", decía la niña a los psicólogos del juzgado. A José Antonio no se le olvida esa frase de su hija. La niña le dijo en mitad de una terapia con psicólogos de EICAS, una asociación no gubernamental encargada de evaluar la existencia de abusos sexuales a menores. Tampoco olvida el resto del diálogo entre la evaluadora y su hija: "¿Alguien te ha dicho que me cuentes lo del tete?", le preguntan a la niña. "Sí, mi madre", responde. "¿Qué te ha dicho?", insiste la terapeuta. "Que me va a llevar a la feria", zanja la menor.

"Mi papá me toca el 'tete'", decía la niña a los psicólogos del juzgado

Este padre lleva años acumulando regalos con la esperanza de ver a sus hijos. Su desesperación le llevó a intentar quitarse la vida. "Me ha perseguido con el coche, me ha montado espectáculos increíbles en presencia de mis hijos", lamenta. Cuenta que un día de impotencia se metió en el baño y se tragó una caja de pastillas,fue su pareja quien le salvó la vida sacándole las pastillas de la boca.

Cree que a su exmujer le movían los celos para querer quitarle a los niños. "Todo fue cordial hasta que empecé a rehacer mi vida", lamenta.