Publicidad

Antena 3 » Programas » El Hormiguero 3.0 » Secciones » Ciencia Marron

Durante la visita de Inma Cuesta

Ilusiones sobre patas: Marron demuestra que nadie ve la realidad tal como es en 'El Hormiguero 3.0'

¿Cómo podemos engañar el cerebro? ¡Descúbrelo! Los distintos efectos visuales de las sillas se consiguen gracias a la adecuada perspectiva de la cámara y al diseño de las mismas.

En resumen

Marron ha demostrado cómo se puede engañar al cerebro humano con cosas tan sencillas como unas sillas.

"El cerebro cuando ve algo tiende a completarlo", explicaba Pablo Motos mientras Marron añadía que "nadie ve la realidad tal y como es".

ILUSIONES ÓPTICAS SILLAS

El experimento de hoy pretende jugar con nuestro ojo y con nuestro cerebro conjugando para ello las ilusiones ópticas y la ciencia.

Tenemos en nuestro poder un total de 5 sillas, las cuales desafían todas las leyes de la física. Vamos a ir explicando una a una las distintas propiedades de cada una de ellas:

  • La silla infinita (“The Inception Chair”, diseño de Vivian Chiu): también llamada la matrioska de sillas, vista desde la perspectiva correcta simula la infinitud, colocando en el centro de las sillas el denominado punto de fuga. Un punto de fuga, en un sistema de proyección cónica, es el lugar geométrico en el cual las proyecciones de las rectas paralelas a una dirección dada en el espacio, no paralelas al plano de proyección, convergen. Es un punto impropio, situado en el infinito. La ciencia tras esta silla consiste en la utilización de numerosas sillas escaladas e insertadas cada una en el hueco de su silla mayor. En total cuenta con diez sillas completamente independientes que, colocadas una encim
  • a de otra consigue esa idea de infinitud.
  • Las sillas que se mueven solas: en este experimento las sillas están impresas en 3D. Parece que todas son iguales, sin embargo, cuando la cámara se mueve se desvela el secreto. Una de las sillas es completamente distinta a las demás, siendo su diseño realizado de manera que, cuando una cámara con una focal determinada graba el conjunto, parece tener la misma forma que las sillas colindantes. Lógicamente, al moverse dicha cámara el efecto desaparece.
  • La silla de tres patas: podemos ver cómo nuestro ayudante va a introducir su brazo entre las patas de la silla y, sorprendentemente, vemos que su brazo no queda oculto por la pata central. ¿Cómo funciona? Pues aunque nuestro ojo piense lo contrario, esta silla realmente tiene tres patas y no cuatro, pero al estar enfocada desde un punto determinado, uno de los listones de la base simula ser la cuarta pata.
  • La silla de dos patas: aquí podemos ver cómo Keller toma asiento en esta silla mágica. ¿Cómo puede una silla de tan solo dos patas sostener a una persona? El truco de esta silla está en su construcción. Las únicas patas que tiene están hechas de perfiles de hierro considerablemente pesados, lo que consiguen desplazar el centro de masas de la silla hasta el centro de las dos patas. Adicionalmente Keller debe sentarse con su centro de masas alineado con el de la silla. De lo contrario la silla volcaría.
  • La silla cortada: hemos visto sillas de dos patas, y ya parecía inverosímil, pero ahora veremos una silla de una única pata. Como vemos estos cortes son perfectos, no hay ningún truco conectando ambas partes. Funciona gracias a que su única pata está hecha de un perfil de hierro y soldado a una pletina escondida bajo la moqueta donde está depositada esta silla.

Como decimos, no es ilusionismo, sino sólo ciencia y pericia de fabricación.

Publicidad