SOLO 15 MINUTOS

La passeggiata: el truco nocturno de los italianos que evita acumular grasa corporal

Esta costumbre italiana, imitada en todo el mundo, ayuda a perder peso sin apenas esfuerzo. Descubre en qué consiste, cuándo debes practicarla y cuál es la manera óptima para perder grasa corporal sin mucho esfuerzo.

Familias y parejas paseando al atardecer.

Familias y parejas paseando al atardecer. Pexels

Publicidad

Con 15 minutos al día, este hábito sencillo y asequible para personas de cualquier edad puede alargar nuestra vida. Se trata de una actividad bien sencilla: caminar. Eso sí, el momento concreto en que salgas a dar unos pasos es la clave. En Italia le llaman "la passeggiata".

Los italianos conocen bien los beneficios de salir a pasear después de cada comida. En un país donde la moda y la estética forma parte de la cultura, nace un hábito cuyos beneficios ha demostrado la ciencia.

Andar para controlar los niveles de azúcares

La simple costumbre de caminar cada día 45 minutos es capaz de frenar la aparición de diabetes tipo 2. De hecho, ni siquiera es necesario salir a pasear todo ese tiempo seguido: salir 3 veces al día durante 15 minutos es igual de efectivo para controlar el azúcar.

Sin embargo, el momento elegido para salir sí marca una diferencia sustancial en la reducción de la glucosa en sangre: caminar después de las comidas ha resultado ser significativamente más eficaz que un paseo más largo y puedes comprobarlo aquí, en el estudio completo.

Lo ideal sería practicar esta actividad justo después de cada gran ingesta pero, según estudios para la prevención de la diabetes, lo más efectivo es hacerlo hasta tres horas después de la cena.

Esta buena costumbre nocturna es bien conocida por los italianos, como para nosotros lo es la siesta. Su efecto no puede compararse al de hábitos deportivos ideales, como la combinación de actividad cardiovascular y de fuerza, pero puede suponer una mejora significativa de la salud en personas sedentarias.

Un estudio anterior que tomó como muestra a mujeres jóvenes y de mediana edad, obtuvo ya interesantes resultados en la misma línea: Demostró que 30 minutos de actividad física ligera, no sólo conseguían reducir el azúcar en sangre en el momento de su práctica, sino que además lograban atenuar las subidas en ingestas posteriores.

En este caso se utilizó una bicicleta estática a intensidad baja, lo que podría equipararse en beneficios a una caminata a ritmo medio.

Andar para controlar el colesterol y la tensión

Los beneficios de salir a pasear son evidentes, incluso cuando la persona no puede hacerlo a un ritmo alto. Así lo confirma esta otra investigación que analiza los beneficios para nuestra salud cardiovascular el hecho de salir simplemente 20 minutos cada día, y a un ritmo medio-bajo.

"Utilizar la energía de los alimentos que se acaban de ingerir evita que se acumulen".

Javier G. García, graduado en Ciencias de la educación física y el deporte

Para atender las recomendaciones concretas de la OMS, a las que tantas veces nos referimos, sería suficiente con aumentar esta cifra a 30. Estaríamos hablando de 210 minutos a la semana de actividad aeróbica, los que nos sitúa en esa horquilla de entre 150 y 300 minutos que contempla para prevenir enfermedades y mejorar nuestro estado de salud.

Otro estudio más reciente, de este mismo año, no sólo confirma una mejora en la salud cardiovascular cuando se introduce movimiento a una vida sedentaria, sino que añade entre sus beneficios una preocupación cada vez más frecuente: la de reducir la resistencia a la insulina.

Andar para sentirnos bien en nuestro cuerpo

A todos estos beneficios confirmados por la ciencia hemos de sumar la pérdida de peso que se produce gracias a un aumento del gasto calórico, especiamente cuando la actividad se produce, como decíamos, después de las comidas. Utilizar la energía de los alimentos que se acaban de ingerir evita que se acumulen.

Además, la passeggiata será una gran aliada de las personas que sufren digestiones pesadas y dolores estomacales. Sólo quienes lo sufren habitualmente saben cuánto pueden complicarte el día.

Y, cómo no, algunos de los principales beneficios de la actividad física continuada son el control de estrés, la reducción de la ansiedad y la producción de endorfinas, que nos llenan de energía y constribuyen a que nos sintamos más felices.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR...

El método para andar en casa y adelgazar

Novamas » Vida

Publicidad