Con el uso, los cuchillos dejan de ser lo que eran cuando los compraste. El filo pierde su eficacia original y suele ser frustrante, pues cortar los ingredientes para cocinar empieza a ser incómodo. Cortar los alimentos dejará de ser algo laborioso cuando descubras este truco sencillo para que tus cuchillos recuperen sus facultades, sin gastarte un céntimo.

El cuchillo puede perder su filo o dañarse por muchas razones, como cortar sobre superficies duras, ejercer una presión lateral exagerada, que se corroa debido a los ácidos segregados por productos alimenticios como el limón o el tomate, exponerlo a altas temperaturas como el lavavajillas, o que se pueda mellar la hoja por el choque con la de otro cuchillo.

Es habitual que al comprar cuchillos, estos vayan perdiendo su filo. Unos más rápido que otros, y solemos desconocer cuál merecerá más la pena comprar, pues la duración del filo del cuchillo depende de la calidad del acero del que esté hecho, del tipo de acero, y del uso que se le dé.

Los cuchillos sin filo dañan y comprimen los alimentos. No los corta limpiamente, facilitando que el alimento se pueda resbalar o nos hagamos un corte en el dedo. Descubre cómo afilar tus cuchillos de una forma efectiva, sin arriesgar su calidad, y ahorra tiempo y dinero con este truco que te mostramos.

Hay muchas maneras de afilarlos, unas más prácticas que otras, pero suelen ser métodos que a veces preferimos no utilizar para no dañar nuestra herramienta imprescindible de cocina. Como por ejemplo afilarlo con una piedra o con otro cuchillo (lo que debes hacer con cuidado para no estropearlo), y muchas veces acabas por comprar uno nuevo. ¡Esto ya no será un problema después de que le des al play!

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Por qué debes limpiar más a menudo las bayetas de cocina

Paño de cocina | Nova Life

El método definitivo contra el mal olor del fregadero

Desagüe | Nova Life

Cómo quitar el mal olor de la nevera

Mujer sacando algo de la nevera | iStock