Desconocemos nuestro organismo mucho más de lo que creemos. Y lo más importante para adelgazar es aprender a escuchar un poco más el cuerpo. Además, podemos hacer una dieta estricta y conseguir adelgazar, pero al acabarla solemos perder esa costumbre adquirida y recuperar el peso perdido. Como dice la ley de la conservación de la materia: "nada se crea ni se destruye, solamente se transforma". Por tanto, lo mejor es adquirir nuevos hábitos. Cambiar pequeñas cosas del día a día pueden marcar mucha diferencia. Si sigues estos pequeños consejos que te damos en el vídeo, verás que cambiando un par de cosas puedes obtener muy buenos resultados.

Al despertarnos, lo primero que solemos hacer es ir al baño y orinar. La depuración es una necesidad natural del cuerpo, sobre todo después de tantas horas durmiendo. De la misma manera, el estómago necesita empezar a trabajar poco a poco. Por eso no es lo más aconsejable que lo primero que tomemos sea un café, puede ser una bomba para nuestra tripa y además a la larga tener consecuencias. Siempre es mejor empezar el día con un desayuno saludable y lo mejor es que, al igual que nos lavamos la cara antes de maquillarnos, nos lavemos por dentro también, para que el cuerpo pueda asimilar bien cada cosa que ingerimos.

Es importante ser consciente de detalles como estos si quieres bajar de peso, pues adelgazar implica llevar una vida sana, para que así nuestro organismo funcione correctamente y el metabolismo se acelere.

Nuestro cuerpo no funciona de la misma manera cuando dormimos que cuando estamos despiertos. A lo largo del día el organismo trabaja de una manera y al acostarnos, sigue trabajando aunque de forma más lenta, reemplazando lo que ha consumido.

Los movimientos disminuyen y nuestra respuesta ante los estímulos de alrededor es prácticamente nula. Pero de nuevo, nuestro cuerpo está constantemente trabajando, y no solemos ser conscientes de ello. ¿Sabías que la quinta fase del sueño, la conocida fase REM, se llama así porque en inglés las siglas significan Movimientos Oculares Rápidos? Esto quiere decir que el cerebro está en su máxima actividad, hasta más que cuando estamos despiertos. Los ojos se mueven en todas las direcciones y los latidos del corazón y la frecuencia con la que respiramos es mucho más rápida.

Nunca está de más conocernos a nosotros mismos y cómo funcionamos, pues todo lo que puede ofrecernos son pros. Así que no te angusties si no sabes por dónde empezar a cambiar esos hábitos que te hacen no estar a gusto contigo mismo. Empieza por comprender las actividades del cuerpo, y sigue estos trucos para que la fuerza de voluntad salga sola.

TAMBIÉN TE PUEDE INTERESAR:

Consejos para eliminar el azúcar de tu dieta sin sufrir

¿Se pueden comer grasas sin miedo a engordar?

Trucos para perder grasa mientras comes