Novalife » Útil para ti

APRENDE A DIFERENCIARLOS

El truco para saber si los huevos son frescos

El huevo es un alimento habitual en la gastronomía española, pero ¿sabemos diferenciar cuando un huevo está fresco de uno que no lo está? Aquí te explicamos como.

Publicidad

El mundo tiene una gran variedad de gastronomía, y cada una de ellas cuenta con un número de alimentos que son esenciales a la hora de desarrollar sus recetas.

En el caso de la gastronomía española, son habituales la patata, el marisco o el aceite de oliva como alimentos muy característicos, y por supuesto no puede faltar el huevo.

Este alimento nos aporta varias vitaminas, como la A o la B y contiene varios minerales como el hierro, entre otros. Sin embargo, también puede ser el causante de algún malestar corporal si se ingiere en mal estado.

Por ello, te damos algunos trucos tanto en el vídeo como en el texto que podrás leer a continuación, para que aprendas a diferenciar qué huevos están frescos y cuáles es mejor no comer.

Comprobar el estado exterior del huevo

Para llegar hasta nosotros el huevo atraviesa un largo proceso de empaquetación y recorre una larga distancia hasta llegar a nuestra cocina, por lo que puede llegar con alguna fisura en la cáscara o incluso suciedad.

Si vemos que este es el caso y la fisura es grande o la suciedad está presente en gran cantidad, lo mejor es dejar el alimento sin cocinar y elegir otro para hacer la receta ya que puede estar contaminado o puede haber cogido alguna bacteria que sea nociva para nosotros y nos produzca algún daño.

Meter el huevo en un vaso con agua

Este es el truco que más habremos escuchado de nuestras abuelas o madres pero nunca recordamos si es que el huevo tenía que flotar o hundirse para saber si está fresco. Aquí te tenemos la respuesta, debe hundirse, en caso de que el huevo flote significa que está en mal estado y no sería buena su ingesta.

Nunca cuezas el huevo junto con el alimento que vayas a cocinar

Ya hemos visto como la cáscara del huevo puede tener bacterias, por lo tanto, siempre se recomienda hacer la cocción del huevo en una olla aparte y con agua distinta a la que vayas a utilizar para cocinar el resto de alimentos. Esto se debe a que a la hora de cocer el huevo, en caso de tener alguna bacteria en la cáscara o tener suciedad esta se va a quedar en el agua con el que estamos cocinando. Por lo tanto, debemos introducir el huevo ya cocido previamente con otro agua distinta si la receta implica cocinarlo con otros alimentos.

No pasar un trapo húmedo por la cáscara del huevo

La cáscara del huevo tiene una característica específica que no nos permite lavarlo o pasarle un trapo húmedo antes de cocinarlo, y es que es porosa. Esto significa que si lo lavamos, puede absorber las bacterias que se encuentran en la cáscara y que estas lleguen al alimento y lo infecten, impidiendo que se pueda ingerir, lo mismo pasa si decidimos limpiarlo con un trapo húmedo.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Consejos para cocinar huevos sin perder todos sus nutrientes

Estás guardando mal los huevos (y no lo sabes)

Publicidad