No es un secreto que con el pasar de los años, la piel pierda su elasticidad y fuerza. Además, cuando se trata de zonas donde la presión y fricción son más comunes, como es en el área de los codos, es importante hacer hincapié primero en una buena exfoliación, con ingredientes caseros como el azúcar o la sal marina, para luego pasar a hidratarlos en profundidad.

EXFOLIANTE CASERO DE AZÚCAR Y ACEITE DE OLIVA PARA CODOS RESECOS:

La mezcla del aceite de oliva junto al azúcar ayuda a eliminar las células muertas de la piel. Sin dejar de lado, que el primero de estos es un humectante natural, con muchas propiedades antioxidantes y nutritivas para la dermis.

Ingredientes:

• 3 cucharadas de azúcar

• 1 cucharada de aceite de oliva

Preparación y modo de empleo:

• Para empezar, mezclad los dos ingredientes en un bol.

• Luego, coged un disco de algodón y untadlo en la mezcla.

• Para finalizar, frotad enérgicamente en los codos ásperos durante 5 minutos y luego enjuagad con abundante agua tibia.

Para empezar a ver resultados es importante repetir este procedimiento dos veces a la semana.

EXFOLIANTE CASERO DE LIMÓN Y BICARBONATO DE SODIO PARA CODOS RESECOS:

El limón es uno de las mejores frutas para dexintoxicar y limpiar la piel, debido a su alta concentración en vitamina C y antioxidantes. Además, mezclado con bicarbonato de sodio ayuda a despigmentar la zona y a eliminar las células muertas.

Ingredientes:

• 1 limón

• 1 cucharada de bicarbonato de sodio

Preparación y modo de empleo:

• Cortad el limón en dos mitades y añadidle la cucharada de bicarbonato de sodio encima.

• Luego, frotad la mezcla sobre los codos y esperad 15 minutos.

• Lavad con agua tibia y repetid este procedimiento dos veces a la semana.

EXFOLIANTE CASERO DE MIEL Y SEMILLAS DE LINO:

Las semillas de lino tienen un alto contenido en fibra y antioxidantes que ayudan a mejorar la circulación y el aspecto de la piel. Sin dejar de lado que la miel da una hidratación profunda a la zona.

Ingredientes:

• 1 taza de miel

• 1/2 taza de agua tibia

• 1/2 de semillas de lino

Preparación y modo de empleo:

• Mezclad la taza de miel con 1/2 taza de agua tibia.

• Luego, añadid las semillas de lino y removed hasta que se forme una pasta homogénea.

• Refrigerad durante 3 horas para luego, aplicad sobre los codos con movimientos circulares.

• Dejad que actúe 5 minutos y enjuagad con abundante agua.

EXFOLIANTE DE LIMÓN Y SAL:

La sal es otro poderoso ingrediente para exfoliar la piel. Además, su efecto se potencia con la mezcla del limón, ya que ayuda a eliminar las células muertas del área de los codos.

Ingredientes:

• 1 cucharada de aceite de oliva

• 2 cucharadas de zumo de limón

• ½ taza de sal

Hidratándose los codos | iStock

Preparación y modo de empleo:

• Mezclad la cucharada de aceite de oliva con el zumo de limón y la media taza de sal.

• Luego, frotad esta pasta en los codos, de manera suave durante un par de minutos y colocad una rodaja de limón en cada codo.

• Dejad actuar durante 10 minutos y enjuagad con agua tibia.

Con estas ideas para exfoliar la piel de los codos se tendrá lista esta zona para empezar a hidratarla y que así, mejore el aspecto de esta área.

MASCARILLA DE MAYONESA PARA CODOS RESECOS:

Ingredientes:

• 2 cucharadas de mayonesa

• 1 cucharada de aceite (puede ser de oliva, almendras o el de vuestra preferencia)

Preparación y modo de empleo:

• Mezclad ambos ingredientes y untadlos sobre la piel de los codos.

• Dejad que actúen por 20 minutos y luego enjuagad con agua tibia.

• Podéis repetir este tratamiento 3 veces a la semana o hasta notar mejoría.

MASCARILLA DE PEPINO CON LECHE:

Ingredientes:

• 1 taza de pepino rallado

• ¼ de taza de leche

Preparación y modo de empleo:

• Mezclad ambos ingredientes y agregad sobre los codos hasta que absorba.

Ambas mascarillas son perfectas para usar luego de exfoliar el área de los codos. Otra alternativa fácil de hacer es colocar aceite de almendras u otro de vuestra preferencia sobre la zona para mejorar su hidratación.

Otras alternativas para cuidar los codos:

• Evitad las duchas largas y demasiado calientes.

• Evitad los ambientes muy secos y colocad un humidificador en la habitación.