Si te has pasado planchándote el pelo o un mal producto te ha estropeado y quemado el cabello, te damos una serie de consejos para recuperar su volumen, textura y suavidad.

El pelo quemado se diferencia del sano en que se ve sin brillo, encrespado, con las puntas quebradizas y se rompe con facilidad. Son muchos los motivos por los que el pelo se puede quemar. Si esto te ha ocurrido, no te agobies porque se puede arreglar. Sin embargo, debes tener cuidado a la hora de utilizar ciertos productos porque, si te lo estropeas de más, es muy posible que te lo tengas que cortar.

Aunque el cabello, como las uñas, nunca para de crecer y es perfecto para hacernos cambios de look temporales, no debemos sobrepasar el límite. Esto es, utilizar productos de mala calidad, teñirnos o decolorarnos en exceso el pelo, manejar planchas de pelo y secadores más tiempo del que se recomiendan usar, o permanecer expuestos al sol durante un largo periodo de tiempo.

Además, un pequeño corte de las puntas cada cierto tiempo es de lo más recomendable para que nuestro pelo esté sano y se rompa o dañe con menos facilidad. Asimismo, si lo tienes mal, es muy posible que a tu pelo le cueste más crecer y relucir como el pelo normal.

No obstante, si se te ha quemado el pelo por el motivo que sea, existe un truco perfecto para arreglártelo sin tener que acudir a una peluquería. ¿Cuál es? Te lo contamos en el vídeo superior del artículo.

Si sigues los consejos que te damos, te percatarás de que tu pelo comienza a recobrar su brillo y suavidad inicial, y podrás lucir la melena que llevas tiempo deseando recuperar.

SEGURO QUE TE INTERESA:

Cómo limpiar el filtro del secador de forma sencilla

Cómo recogerte el pelo para simular un cambio de look