Novalife » Belleza

CUTIS PERFECTO

¿Manchas en la cara por el sol? Así puedes eliminarlas

Las manchas en la cara (o hiperpigmentación cutánea) son cada vez más frecuentes a medida que se cumplen años, y aparecen también en manos, brazos y otras áreas del cuerpo que se exponen normalmente al sol.

Publicidad

La mala noticia es que con la edad tienden a aparecer más y más, y que muchas tienen un factor genético y hormonal contra el que poca cosa se puede hacer, y la buena es que existen numerosos trucos para prevenirlas y también una buena cantidad de tratamientos para eliminarlas llegado el caso. Sigue estos consejos para prevenir la aparición de manchas en la piel y para eliminar o atenuar las que ya tienes.

Usa protección solar siempre

Siempre es siempre, lo que significa en todo momento y durante todo el año. Compra una crema hidratante con factor de protección incorporado (si te resulta molesto aplicar primero la crema y luego el filtro solar) y asegúrate de llevar siempre hombros y escote bien protegidos. Lo mejor que puedes hacer para garantizar una protección absoluta es utilizar un filtro 50, que garantizará una protección total de zonas especialmente sensibles como el escote o el labio superior. En invierno, sin embargo, puedes utilizar sin problema un filtro 30, siempre que lo apliques a diario y sobre todas las zonas del cuerpo expuestas al sol. Por suerte, en el mercado existen múltiples opciones lejos de las clásicas cremas pringosas que a menudo solemos utilizar como protectores: hazte con una crema especial para la cara, ligera y fina, y convierte ese gesto en un básico.

Evita exposiciones prolongadas al sol

Es un consejo que siempre acabamos saltándonos, y quien más quien menos acaba sometiéndose a alguna que otra jornada playera maratoniana. Si tienes previsto pasar muchas horas en la playa, no olvides aplicarte filtro solar repetidamente (cada dos horas) y pasar tiempo bajo el parasol, pues es la radiación ultravioleta la causante del aumento de melanina y de la localización anormal de esta dentro de la dermis.

Utiliza productos específicos antimanchas en tu día a día

Existen cremas y sérums despigmentantes en el mercado que suelen tener muy buenos resultados. Si las manchas son leves acostúmbrate a aplicarlos a diario (mañana y noche) y verás cómo notas enseguida los resultados. Es importante que escojas el producto adecuado a las características de tu piel, de manera que lo mejor es que consultes con tu dermatólogo. No olvides aplicar al menos una vez a la semana una exfoliante específica antimanchas para ir retirando las células muertas e impurezas. Tras el verano, cuando la piel está en peor estado después de la exposición prolongada al sol, puedes exfoliar más a menudo (con cuidado porque algunos de estos productos son bastante agresivos, de manera que es importante escoger siempre una exfoliante suave).

Tomar el sol | iStock

Peeling facial profesional

Si todo lo anterior no te funciona y aun así sigues teniendo manchas en la piel, debes pensar que tal vez no exista la solución definitiva, pues estas se asocian a la edad y los cambios hormonales (suelen aparecer en buena medida durante el embarazo). Existen, sin embargo, numerosas soluciones de medicina estética muy avanzadas que combaten las manchas con excelentes resultados. Una de las más populares es el peeling facial, que consiste en una exfoliación profunda de la piel, capa por capa, para favorecer la renovación de la dermis y la oxigenación de las células. Existen diferentes tipos de peeling en función de la profundidad de actuación, desde los más sencillos ¬–que permitirán tener una piel más hidratada, libre de imperfecciones y con una tonalidad uniforme– a otros más complejos, que requieren ingreso hospitalario. Mientras los más sencillos se hacen sin anestesia, los más elaborados requieren anestesia local e incluso sedación.

IPL o luz pulsada

Es otro de los tratamientos más comunes, muy efectivo, para tratar las manchas en la piel. El pulso de la luz sobre la piel quema la mancha, que debe haber sido tratada previamente con cremas despigmentantes. De esta manera, se va consiguiendo poco a poco que la piel se vaya debilitando y la mancha desaparezca con facilidad. Se suelen requerir varias sesiones en función de la intensidad de la mancha y además hay que evitar por completo la exposición al sol tanto varias semanas antes como después del tratamiento.

Crioterapia facial

Uno de los tratamientos rejuvenecedores más populares en los últimos tiempos es la llamada crioterapia facial. Consiste en exponer la piel a temperaturas bajo cero, de manera que el organismo reacciona de forma natural enviando un mayor flujo de sangre en la zona tratada. De este modo, los capilares se expanden y los glóbulos blancos trabajan de forma más acelerada para proteger la piel del frío. Todo ello se traduce en una estimulación de la producción de colágeno y en la reducción de las manchas y arrugas finas, además de que se cierran los poros y mejoran los problemas de acné. Esto se consigue mediante la aplicación de nitrógeno líquido en la piel, en sesiones que pueden durar entre 2 y 10 minutos. La ventaja de este tratamiento es que no tiene efectos secundarios, ya que el nitrógeno líquido no es agresivo con la piel, además de que la terapia es rápida y sencilla.

Dermoabrasión

Consiste en lijar la capa superficial de la piel con un cepillo de rotación rápida, de manera que en su lugar crezca una nueva piel. Como ocurre con otros tratamientos, es probable que el requiera más de una sesión y entre los efectos secundarios encontramos enrojecimiento, costras e hinchazón temporales. Por otra parte, la piel donde se encontraba la mancha adquirirá un tono rosado que puede tardar varios meses en desaparecer.

Siempre bajo prescripción médica

En cuanto aparece una mancha nueva en la piel es importante visitar a un dermatólogo para saber exactamente de qué tipo es y cuál es el mejor tratamiento para ella. Es mejor escoger siempre los cosméticos a emplear y los diferentes tratamientos estéticos bajo prescripción médica y desconfiar de ciertos centros que ofrecen tratamientos a precio de ganga, pues nos estamos jugando el futuro de nuestra piel. En este caso, siempre es mejor invertir un poco más y ponernos en las mejores manos.

Publicidad