Un hombre no podrá beber su refresco favorito por robar un automóvil en Hawai. Christopher Montilliano, de 21 años, ha sido condenado a cuatro años de libertad condicional, 100 horas de servicio comunitario, una multa de 100 dólares y a no beber Pepsi por robar un Honda Accord de 1990.

Cuando fue detenido dijo a la policía que había pedido prestado el coche a un primo y que se dirigía a un supermercado para comprar un refresco, según informa Fox News. "No quería admitir que realmente robó el vehículo", ha señalado la jueza Rhonda Loo durante la sentencia. "¿Es porque el refresco te obligó a hacerlo?", preguntó.

La jueza ha prohibido al joven beber el refresco de cola durante cuatro años después de que éste confesara que esa era su bebida favorita. Le sugiere que aprenda a abstenerse de beber un refresco, y así evitar otro crimen causado por el "síndrome de privación de Pepsi".

Montilliano se declaró culpable de control no autorizado de un vehículo propulsado y de conducir sin licencia. Ya había pasado una semana en la cárcel después de la detención de junio, por lo que le dijo a la jueza que ya no "quiere robar coches" o "estar en la cárcel".