Selectividad

Los responsables de Lengua Castellana se plantan contra la nueva Selectividad: "Es una reducción inadmisible de los contenidos"

Los responsables de los contenidos de 10 comunidades autónomas para la asignatura de Lengua y Literatura en Selectividad rechazan el nuevo modelo de examen.

Un aula universitaria

Un aula universitaria EFE

Publicidad

La Selectividad, ahora llamada Evau, en España sufrirá un cambio en los próximos años. El Gobierno anunció que la prueba de acceso a la universidad estará basada en un novedoso ejercicio de madurez para los alumnos. Sin embargo, a pesar en que muchos docentes coinciden en que se debe hacer una "revisión profunda" de la prueba no creen que el modelo del Ejecutivo sea la solución. Así lo han manifestado los responsables del examen de Lengua Castellana de 10 comunidades autónomas.

Los responsables han lanzado una petición por la plataforma 'change.org' que ya cuenta con más de 2.800 firmas. Entre los puntos que critican inciden particularmente en que la nueva prueba "agrupa" las asignaturas de Lengua Española, Lengua Cooficial, Lengua Extranjera, Historia e Historia de la Filosofía.

Así será la prueba

Explican que será un examen de 25 de preguntas en las que habrá preguntas redactadas en las 2 o 3 lenguas que aparezcan en el examen y divididas en 2 partes. Una de ellas será tipo test, mientras que la otra serán preguntas semiconstruidas. Este concepto esconde, según los responsables de estas asignaturas, "un simple rellenado de huecos con una palabra o expresión breve". Después de estas dos partes habrá 3 preguntas de desarrollo, que los expertos consideran de "risible extensión" porque "no permitirá, de ninguna manera, evaluar ni la madurez del estudiante ni su expresión escrita".

"El potencial atractivo de una prueba interdisciplinar, aparentemente orientada a evaluar la madurez y el juicio crítico de los estudiantes, se desvanece al analizar su estructura", han explicado en la producción. Otra de las preocupaciones de esta prueba que el Ministerio denomina "de madurez" entre los firmantes es que obligará a los profesores a "enseñar trucos para rellenar huecos a partir de un texto".

Entre los problemas que aprecian es que se va a eliminar la reflexión lingüística, el análisis sintáctico, el análisis morfológico o la descripción de palabras. Alertan de que la reflexión metalingüística es "una competencia que el sistema educativo debería cuidar, no suprimir", algo que tampoco puede hacer el estudio de la literatura.

Alumnos "más ignorantes"

Entienden que con este tipo de pruebas los estudiantes serán "más ignorantes" porque no estudiarán las literaturas de sus respectivas lenguas "ni producir mejores escritores ni mejores lectores". Creen que las lenguas no serán las únicas perjudicadas sino que se producirá un 'efecto cascada' ya que el Bachillerato está enfocado a la preparación de Selectividad

"Esta propuesta se ha redactado sin oír a las universidades, que realizan las pruebas de acceso, al profesorado de Secundaria, ni a los responsables de las pruebas en las comunidades autónomas. Este procedimiento, por desgracia, es habitual en Educación. También explica muchos de los problemas que sufrimos", zanjan. Piden al Ministerio de Educación que retire la propuesta y se abra a estudiar nuevas alternativas mediante el diálogo.

Publicidad