La nueva ordenanza sobre animales domésticos de Palma de Mallorca establecerá un máximo de tres mascotas por vivienda plurifamiliar y cinco en las unifamiliares, asunto que se ha encontrado con la crítica de los vecinos. "No me parece bien que uno no pueda tener el número de mascotas que quiera", subraya Verónica, una mujer que tiene cinco perros. Nos obstante, es consciente de que todo depende del tipo de vivienda en el que los animales estén y de su tamaño.

La mujer, que siempre ha tenido perros, explica que vive en una casa con jardín pero, como vive de alquiler, se puede encontrar con el problema de tener que buscar otra casa y se pregunta qué tendría que hacer en ese caso: "¿Qué hago, los abandono?"

Además, entiende que el abandono de mascotas no está vinculado con cuántos se tenga y pone el ejemplo de la gente que abandona un animal teniendo sólo uno en comparación con los que tienen muchos y los cuidan siempre. "Si tengo cinco precisamente es porque los quiero mucho", zanja sobre el asunto.

Así, Verónica considera que conforme va pasando el tiempo los dueños cada vez tienen más trabas para tener mascotas, como no poder llevarlos sueltos para ir a pasear al bosque, se excluye a algunos perros en algunos parque especiales para ellos y suben el precio de las multas. "Parece que lo hacen todo más por negocio que por interés propio de las mascotas", lamenta.