Algo inédito ha pasado en la Universidad de Málaga, concretamente en el grado de Ingeniería de computadores. En el curso 2018/2019 sólo han logrado graduarse tres alumnos.

Esta ingeniería es una de las más difíciles y aunque en la Universidad de Málaga se pueden matricular al rededor de sesenta alumnos, más de la mitad se deja la carrera en el primer año. ¿EL motivo? su dificultad. Otro motivo también podría ser que la nota de corte para acceder a estudiar este grado es de tan solo un cinco, por lo que cualquiera puede acceder a él y eso hacen muchos jóvenes que o bien no les llega la nota para estudiar lo que realmente les gusta o no saben lo que quieren o no saben lo que quieren estudiar y esta es una opción con salida laboral al finalizar los estudios. La nota de corte no marca el grado de dificultad, más bien la demanda. Cuanto mayor sea, mayor será el número de alumnos que quieran estudiar esa carrera.

Ahora bien, un hecho que ha marcado a la ciudadanía española es que tan solo tres alumnos hayan conseguido graduarse. También el hecho de que hayan quince profesores en la orla. Pues salen a repartir cinco profesores para cada alumno.

Nunca antes se había visto que en una orla aparecieran más profesores que alumnos, lo que indica la complejidad a la que se enfrentan estos tres valientes: Rafael Hormigo, Verónica Vigaray y Agustín Téllez.

Rafael Hormigo ha sorprendido. Tan solo tiene 22 años y ha logrado sacarse la carrera a curso por año. Le queda entregar el trabajo de fin de grado que lo presentará en septiembre. Este jóven tiene trabajo asegurado. Las empresas se pelean por él, ¿lo curioso? Rafael no ha tirado ni un solo currículum, las ofertas de trabajo le han llegado solas. Algo que tampoco es muy común en España, dónde los recién graduados tienen difícil encontrar trabajo.

Sin embargo, cabe destacar que ingeniero de ordenadores hay pocos motivo por el cual hay más oferta laboral que demanda.