Publicidad

España despoblada

Navacepedilla de Corneja, el pueblo de Ávila donde solo hay cobertura en el cementerio

Los vecinos de Navacepedilla de Corneja tienen que recorrer casi todos los días 2 kilómetros para subir al cementerio del pueblo, el único lugar donde sus teléfonos tienen cobertura.

En un pueblo de Ávila solo tienen cobertura en el cementerio. Se trata de Navacepedilla de Corneja, allí prácticamente todos los vecinos han tenido que acudir alguna vez al campo santo para usar sus teléfonos. Solo allí, entre tumbas, reciben la señal. A pesar de todo, las conversaciones suelen ser muy vivas.

Los vecinos hacen el mismo paseo todos los días en Navacepedilla de Corneja, van al cementerio porque desde allí es la única manera de hablar con el móvil o ver los Whatsapps. En total, tienen que recorrer casi 2 kilómetros.

"La telefonía aquí será para los fallecidos que son los que no la necesitan. Los que la necesitamos estamos allí abajo", denuncia Antonio Mendoza, el alcalde de la localidad. Allí, al pie de la montaña y donde yacen los antepasados de los vecinos del pueblo, es donde no se ha quedado muerta la cobertura. En ese lugar es donde pueden hablar. No es porque sean los más piadosos de España, pero todos los días algún vecino se acerca al cementerio.

"No lo veo un sitio al que venir a hablar y a comunicarme. No me inspira nada", dice una vecina. "No hay cobertura e Internet tampoco funciona", se queja otra. En este pueblo tampoco se puede teletrabajar. De hecho, una vecina perdió su trabajo porque constantemente se le cortaba la comunicación con su empresa.

Sonsoles Fernández es la directora del Hotel Ribera de Corneja: "Podríamos estar utilizando este hotel que está absolutamente equipado para hacer teletrabajo, pero sin cobertura es imposible". Marian Mendoza, propietaria de un restaurante, explica que en su negocio esta situación le afecta mucho porque no puede cobrar ya que el datáfono no le funciona.

En muchas ocasiones, el teléfono fijo también se cae, así que cuando hay una gran nevada y no pueden acercarse al cementerio se quedan completamente incomunicados. Y con tanto vecino en el cementerio, ni los fallecidos pueden descansar en paz.

Publicidad