Publicidad

Coronavirus Madrid

El audio de la polémica en el hospital de Alcalá de Henares por la petición de la gerente de retirar el móvil a los pacientes de coronavirus

El audio desvela la petición de la gerente del hospital de Alcalá de Henares, en Madrid, de retirar el teléfono móvil a los pacientes con coronavirus: "Se prohíben los teléfonos, no se llama".

Críticas a la gerente del hospital Príncipe de Asturias de Alcalá de Henares, en Madrid, por su petición sobre varios pacientes con coronavirus, a los que quería retirar sus teléfonos móviles para que fueran trasladados, de forma forzosa, al hospital Isabel Zendal.

"La familia hay que mantenerla fuera, no dentro. Aquí no puede haber visitas. Se prohíben los teléfonos, no se llama. ¿Por qué tiene que llamar a la familia y por qué tiene que tener un móvil? Son normas internas, yo voy a una embajada y dentro no te dejan entrar con el teléfono", este era el argumento de la gerente del hospital para que les fueran retirados sus teléfonos móviles.

La intención era trasladar a los pacientes al hospital Isabel Zendal de forma forzosa, pero estos audios desvelan la actitud de la gerente, Dolores Rubio, a la que Adriana Lastra e Ignacio Aguado han pedido la dimisión.

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, considera una "falta de respeto" las palabras de Dolores Rubio a sus pacientes, convenciéndoles de que entregaran sus teléfonos móviles porque no estaba permitido su uso en el hospital.

El Isabel Zendal, un hospital polémico desde su construcción

La polémica ha envuelto al hospital Isabel Zendal de Madrid desde que se levantó aproximadamente en 100 días con un coste de 130 millones de euros. En primer lugar, fue su poca capacidad para tratar a pacientes graves de coronavirus la que se situó en el centro de las críticas, pero después pasó a ser el traslado de profesionales de otros hospitales a este.

Incluso se llegó a advertir a estos profesionales que no volverían a ser contratados si se negaban a trasladarse al hospital Isabel Zendal, polémico también por sus infraestructuras y la cuestionable calidad de sus comidas.

Publicidad