Publicidad

Galicia

Un hombre se queda sin premio fin de carrera por culpa de un error

Javier Carro fue el primero de su promoción en la universidad, pero no logró el premio fin de carrera y lo reclamó sin éxito una década después.

Javier Carro fue el mejor de su promoción. Sus notas, extraordinarias, tenían que haberle supuesto un premio, eso, extraordinario de fin de carrera, dotado con 3.500 euros. Un error entre administraciones hizo que no fuese así y ahora, 10 años después, le dicen que ya no se puede solucionar.

Este pontevedrés finalizó hace 11 años la carrera de Arquitectura Técnica. En ese momento era una carrera de tres años, anterior al plan Bolonia ahora en vigor. Con el nuevo plan académico, la titulación se convirtió en lo que ahora se conoce como Grado, con una duración de 4 años y otro nombre, Ingeniería de la Edificación.

Javier hizo entonces un curso puente y al terminar, con las notas conseguidas en todos esos años de intenso trabajo, se dio cuenta de que podía optar al Premio Extraordinario Fin de Carrera. Un importante reconocimiento para su currículum y dotado con 3.500 euros. Se presentó, pero le dijeron que no llegaba a la media necesaria, pese a ser el mejor de su promoción. Por ello el premio, ese año, el 2010, quedó desierto.

Reclamó el premio una década después

Su sorpresa fue cuando tiempo después, hace apenas dos años, volvió a la universidad para cursar un Máster, y al comprobar sus notas pasadas se dio cuenta de que se había producido un error. "Vi que la media sí que me daba, que el premio me correspondía y decidí reclamarlo", relata a Antena 3 Galicia. Pero no fue fan sencillo.

"Me dijeron que sí, que era cierto, pero que tenía que haberlo reclamado antes". En estos momentos Javier tiene su trabajo, sus estudios ampliados, y reconoce que el premio "es casi lo de menos". Lo que no entiende es cómo un error administrativo de este tipo puede derivar en una situación como esta.

"Yo entiendo que con el cambio de plan académico y la cantidad de variables que se producían, era difícil entender todo y es normal que se pudiese producir un error. Lo que no es normal es que una vez se detecta, no se le ponga solución".

Por ello, ha decidido darle voz a esta situación para tratar de que no se repita. "No es por el dinero, es para que las cosas se hagan bien".

Publicidad