Violencia de género

Los hijos de Ana Orantes llamaban al hospital cuando su padre y asesino fue ingresado "casi a diario para saber si había muerto"

La denuncia en televisión de Ana Orantes contra su ex marido por violencia machista y su asesinato cambiaron las cosas en España.

Publicidad

El 17 de diciembre se cumplen 26 años del asesinato de Ana Orantes a manos de su exmarido. En esa época muchas mujeres sufrían el maltrato en silencio. Eran muy pocas las que se atrevían a confesarlo y no siempre recibían apoyo. El caso de Ana Orantes cambió la historia. La mujer contó en televisión el infierno que había vivido. Tan solo 13 días después, su exmarido José Parejo la esperó a la puerta de su casa, y la atacó por sorpresa. Roció de gasolina a Orantes y le prendió fuego.

Desde aquel momento la percepción sobre los crímenes machistas comenzó a cambiar hasta que en el año 2003, se empezaron a contabilizar oficialmente la víctimas de la violencia de género. Ya son 1.237 mujeres asesinadas en España por la lacra de la violencia de género desde que empezó a contabilizarse el número de víctimas. Fran es el hijo menor de los ocho que tuvo Ana, lleva el apellido de su madre y ha atendido a Esther Vaquero para hablar de ella.

El hijo de Ana Orantes, emocionado al hablar de su madre

Fran Orantes no ha podido contener la emoción a la hora de hablar de su madre y de lo que ocurrió. "Todos los recuerdos que tengo son momentos felices porque intento siempre recordar los momentos felices en los que estábamos solos con ella. Porque cuando estábamos con 'esta cosa' todo era estar en silencio, callados. Cada uno en sus asuntos", comenzaba a relatar.

El hijo de aquella mujer que cambió las cosas contra la violencia machista ha destacado que "nosotros veíamos algo normal ese trato o mal trato de esta persona hacia nosotros. Entonces ya lo veíamos como algo normal. En el caso de mi madre, ella no hablaba". Habla sobre cómo normalizaron la actitud de su padre porque siempre actuaba así: "Si nos tenía que dar una paliza pues te aguantabas. Mi madre era sumisa porque ella tampoco denunciaba y demás. No se le hacía ningún caso. ¿Qué podía hacer la mujer? Tenía que aguantar y tragar".

Los hijos de Ana Orantes también sufrían maltrato. "Él era agresivo con todos. Desde el más chico al más grande. Por eso todos mis hermanos mayores salieron de casa muy pronto. Mi hermana de las mayores salió con 14 años", señala. Ninguno ha mantenido relación con su padre tras el crimen machista: "Nunca jamás. No. No, no, no. Lo que él hacía entender es que como se había llevado por delante a su mujer, se podría haber llevado por delante a cualquiera de sus hijos. Teníamos miedo".

Asegura que cuando los hijos se enteraron que el asesino de su madre lo ingresan en el hospital porque le ha dado un infarto, ellos llamaban "casi a diario para saber si había muerto". "Porque estábamos deseando que nos dijeran: 'ha fallecido'. Porque eso sería quitarte todo el peso de encima", comenta Fran.

Los hijos de Fran Orantes saben lo que ocurrió con su abuela. "Ellos ya son mayores y ya tienen conocimiento de ello. Mi hija mayor tiene casi 16 años, está en el instituto, se habla mucho, se hacen temas. Ella está encantada que cuando hay algún trabajo en clase, ella siempre expone el tema de su abuela. Mi hijo igual, también es mayor, tiene 13 años. Ellos se sentían muy orgullosos de su abuela", sentencia.

Publicidad

Joven con el móvil

Investigados 5 menores por 'desnudar' a 17 chicas con Inteligencia Artificial y difundirlo en la red

En Valencia, la Guardia Civil ha localizado a los autores de un presunto delito de revelación de secretos. Al parecer habrían conseguido las fotos por redes sociales y las habrían editado con IA.

Una niña de siete años ha sido ingresada grave en la UCI tras ser rescatada de un incendio en Sevilla

La rápida intervención de los bomberos evita una tragedia en un incendio en Sevilla: una niña está ingresada en la UCI

Una niña de siete años ha sido ingresada grave en la UCI, tuvo que ser reanimada por los servicios de emergencia. Dos menores de 3 y 9 años se recuperan en planta, mientras que las dos adultas ya han sido dadas de alta. Las rejas del adosado impidieron a las cinco víctimas salir de la casa por el tejado.