108.885333

Publicidad

Coronavirus

La hija de una víctima del coronavirus: "Mi padre murió llamándome y diciéndome: '¡Por favor me muero, ayúdame!'"

Los familiares de la víctimas mortales del coronavirus no pueden despedirse de ellos por la posibilidad de contagio, lo que está provocando que se den situaciones tan terribles como esta.

"Mi padre murió llamándome y diciendo: '¡Por favor me muero, ayúdame' y yo no le podía ayudar". Son las palabras de un familiar que no pudo despedirse de su padre, que murió por coronavirus. La protagonista de esta terrible historia se llama Raquel, que ha perdido a su padre y lo más duro es que no ha podido abrazarle o darle un beso antes de morir.

Esta enfermedad aísla por completo a los pacientes de sus familias, se sufre en solitario y se fallece también en soledad.

Otra personas que lo está sufriendo es Fran, que tiene a su padre grave ingresado en la UCI y ha puesto en marcha una campaña para combatir un aislamiento que ha vivido en primera persona. "El dolor no es tanto la enfermedad, que es dura y es complicada, el dolor es no poder estar con ellos", asegura.

En eso coincide con Diego, aunque su madre ya salió del hospital. "La incertidumbre te lleva a comerte mucho la cabeza no saber lo que le puede estar ocurriendo", reconoce.

Pero a veces toda esperanza se desmorona, como le ocurrió a Raquel. "La doctora me dijo que estaban tan desbordados que no podían informar a la familia". Entonces se valora aún más la labor humanitaria de los sanitarios.

Jesús ha perdido su abuela. "No hemos podido pasar los últimos momentos con ella, no hemos podido velarla", lamenta.

Sin emgargo, Ángeles sí pudo enterrar a su madre pero solo podían ir ocho personas. "Fue un entierro totalmente aséptico y desinfectado por así decirlo de sentimientos", afirma.

Publicidad