Desde Málaga hasta Asturias, también de este a oeste. Toda España espera noticias desde el pozo de Totalán, en Málaga. "Ahora las mañanas, lo primero que hago, lo que hace falta es que Dios ponga la mano y salga todo bien", dicen algunos vecinos.

Toda España espera noticias de última hora del rescate de Julen. "Esta mañana, según me he levantado, lo primero que he hecho es ponerlo la tele a ver cómo iban", afirman algunos.

En una cafetería de Valencia, "hay gente que viene y me pregunta cómo va lo del niño, cómo va lo de Julen", dicen en el local. En un negocio en Canarias relatan cómo "te entran clientas, te preguntan, se emocionan y se van llorando". En una peluquería de Mallorca también se da la misma conversación y mismos deseos.: "La esperanza no se pierde", dicen, pero a pesar de eso, la angustia, la tristeza y la impotencia son los sentimientos más escuchados.

Todos coinciden en sentirse "muy consternados". Julen está en cada familia que sigue de cerca la información. "Ya es parte de mi familia, te levantas y estás pendiente del teléfono, de las noticias, de lo que dicen, de lo que no dicen. de todo", comentan. Algunos afirman haber soñado incluso con el niño, "incluso yo mismo he soñado que me caía por un agujero hasta me desperté por la noche". Porque desde hace casi dos semanas, de noche y de día, como muchos dicen, "todos, somos Julen".