Suicidio

Se disparan los suicidios entre jóvenes y adolescentes con la mayor cifra de la década

Las conductas suicidas diarias en menores de edad se han disparado hasta alcanzar un 26% más con respecto al año pasado. Cifras que siguen en aumento después de la pandemia.

Publicidad

Las conductas suicidas en niños y adolescente se han multiplicado. Entre 2020 y 2022 se han registrado datos estremecedores. Los intentos de suicidio entre menores de edad han aumentado en un 26%, aún más después de la pandemia por la COVID-19.

Desde 2012 se han detectado 9637 casos de menores conductas suicidas. De hecho, un estudio señala que 6 de cada 10 personas de este rango de edad han intentado suicidarse, lo que refleja que más de la mitad de jóvenes ha sufrido problemas de salud mental en el último año.

El perfil de la víctima de suicidio entre los menores es el de una joven de 16 años, mujer, inmigrante y víctima de abusos sexuales en algún momento.

La cifra más alta de la última década

La Fundación Anar remarca que, en los primeros meses del año, 906 jóvenes han tratado de quitarse la vida. Es la cifra más alta de la última década, registrando hasta 26 intentos más de suicidio que en el mismo periodo de 2012.

El estudio sobre la Conducta Suicida y Salud Mental en la Infancia y la Adolescencia analiza hasta 600.000 peticiones de ayuda relacionadas con conductas suicidas que corresponden a los diferentes intentos de los jóvenes en quitarse la vida.

Según datos del INE, en el último año se produjeron 314 suicidios en menores de edad. La Fundación ANAR ha explicado que hay un perfil con más posibilidades de presentar conductas suicidas.

Perfil del posible suicida

La Fundación explica que el perfil es de una mujer adolescente de entre 14 y 17 años. Con antecedentes de fuga, autolesión y víctima de abusos.

Asimismo, Anar advierte que los miembros del colectivo LGTBIQ+ tienen una mayor posibilidad de caer en tendencias suicidas debido a estar más expuestos a exclusiones sociales.

Violencia y acoso

La violencia hacia colectivos y el acoso escolar son grandes responsables de las conductas suicidas. El informe de la fundación señala que, entre las violencias, las más frecuentes son el acoso y el ciberbullying, así como otras dificultades en el ámbito escolar, maltrato físico, maltrato psicológico, agresión sexual y violencia de género.

ANAR destaca tres problemas de salud mental asociados a la conducta suicida: autolesiones, problemas psicológicos, como la tristeza, depresión, ansiedad y trastornos de la alimentación.

La fundación también advierte de que, entre 2019 y 2022, "solo el 44%" de los niños o adolescentes con conducta suicida ha recibido tratamiento psicológico.

En España se puso en marcha el "Teléfono de la esperanza", cuyo objetivo es abordar de forma urgente, gratuita, anónima y especializada las situaciones de crisis emocionales. Este Servicio de Orientación telefónica está disponible las 24 horas y el número es 914 590 050 / 914 590 055.

Publicidad