Croquetas

Publicidad

Recetas de cocina

Cinco recetas para preparar croquetas con las sobras de la cena de Nochevieja y las comidas de Navidad

La cocina de aprovechamiento es una técnica culinaria en pleno auge, pero que comenzaron a practicar las abuelas. Te desvelamos cinco recetas fáciles para preparar deliciosas croquetas con las sobras de la cena de Nochevieja.

Un estudio sobre el desperdicio alimentario en estas fechas realizado por 'Too Good To Go' revela que este 2020 se desperdiciará un 20% de la comida o, lo que es lo mismo, uno de cada cinco platos que se prepara acaba en el cubo de la basura.

Para evitar desperdiciar toda esta cantidad de comida nada mejor que el 'Trash Cooking' o cocina de aprovechamiento. Esta técnica culinaria está en pleno auge ya que ahorra, enfatiza los sabores y fomenta la creatividad.

Para que puedas aprovechar todas tus sobras, 'Oído Cocina Gourmet', nos da cinco ideas para preparar unas exquisitas croquetas:

Croquetas de jamón

La reina, la preferida. Este año al ser menos a la mesa, puede que sobre algo de jamón. Cortado en taquitos o en tiras y sin quitar la grasa se consiguen unas croquetas exquisitas y aptas para todos los públicos.

Croquetas de pollo

¿Un pollo es demasiado para 6? Acostumbrados a cocinar para muchos invitados, este año es normal que no sepamos calcular. Si ha sobrado pollo asado, se puede desmenuzar, hervir y añadir a la bechamel

Croquetas de cocido

Quizás la más clásica de todas y que nunca faltó en ninguna mesa. No solo sirve la carne que añadimos al cocido para dar sabor, también se pueden utilizar las alubias o garbanzos, dependiendo del tipo de cocido se haya preparado, así como las verduras y triturarlo todo para añadirle a la bechamel.

Croquetas de gachas

¿Poco común? Este plato típico manchego puede ayudarte a conseguir unas croquetas buenísimas. Harina, chorizo, panceta y pimientos, todo en pequeños taquitos. La elaboración es muy sencilla.

Croquetas de merluza

Da igual si es cocida, rebozada o en salsa, la clave está en no dejar ni una espina a la hora de desmenuzarlas. Además, se puede aprovechar el caldo para intensificar el sabor. Si los más pequeños no comieron el pescado el día anterior, seguramente consigas que lo hagan con estas croquetas.

Publicidad