Tecnologías

Acude a urgencias porque, según su reloj inteligente, no tenía pulso

El paciente se fio más de su reloj que de sus síntomas y acudió a urgencias para saber su diagnóstico.

Un reloj inteligente

Un reloj inteligente Freepik

Publicidad

La tecnología avanza a pasos agigantados y en la mayoría de ocasiones nos facilita el trabajo. Sin embargo, hay situaciones con las que no deberíamos ser tan dependientes de ella y fiarnos más de nosotros mismos. Justo lo contrario es lo que le pasó a un paciente que acudió a urgencias tras fiarse más de su reloj inteligente que de su propio criterio.

Una médica de familia, usuaria de Twitter, cuenta en esta red social que no da crédito de una información que le ha llegado vía Whatsapp. Una persona ha acudido a urgencias después de que su reloj inteligente no le marcase pulso. En lugar de sospechar si el reloj podía tener algún problema, ya que sin pulsaciones, la vida se acaba, la persona tomó la iniciativa de ir hasta urgencias para solucionar el problema.

La chocante anécdota viene plasmada en una fotografía de los datos recogidos por el médico que presenció los hechos: "Acude porque el reloj inteligente suele marcarle una frecuencia cardíaca de entre 60 y 72 lpm y ahora le marca 00. Lo ha reiniciado dos veces y sigue marcando 00. Se encuentra bien y no presenta clínica. No disnea".

Tras el análisis del doctor, el diagnóstico final y, con este, la única solución posible era un "funcionamiento incorrecto del reloj inteligente" y "reparar el reloj inteligente". La posterior recomendación del médico fue "valorar los síntomas antes de acudir al sistema sanitario".

La curiosa anécdota ya se ha hecho viral en la red social, con más de 9.000 'me gusta' y de doscientas respuestas. Casos como este no quitan que los relojes inteligentes no ayuden en otras ocasiones. Un ejemplo de ello fueron las pulsaciones elevadas y acompañadas de un mareo de otro paciente. Gracias al aviso del reloj y a la reacción preventiva del paciente, los médicos le diagnosticaron más tarde un derrame pericárdiaco, según otra usuaria enfermera de urgencias.

En definitiva, anécdotas que nos hacen aprender y reflexionar sobre cuándo es realmente necesaria la atención médica y cuándo no.

Publicidad