Publicidad

Coronavirus y alergia

El uso de las mascarillas por el coronavirus reduce los síntomas de la alergia

Los expertos indican que el uso de las mascarillas obligatorias por el coronavirus pueden reducir los síntomas de la alergia al reducir la inhalación de partículas de polen.

En resumen

  • La mascarilla contribuye a reducir la inhalación de las partículas

La primavera ha llegado. Es la estación más temida por los alérgicos al polen. Los expertos creen que las medidas para evitar la propagación del coronavirus servirán de ayuda para prevenir los efectos del polen.

La planta a la que más españoles tienen alergia es la gramínea, seguida del olivo y del ciprés. Aunque hay 14 millones de personas con otros tipos de alergia, como la alergia a los ácaros, al pelo de animales o al moho.

Las mascarillas de uso obligatorio pueden ayudar a los 10 millones de personas que padecen algún tipo de alergia al polen en España. Así lo indican los expertos. Su uso permitiría aliviar y reducir los síntomas.

La Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (SEAIC) indica que tiene ciertos beneficios para aquellos que padecen alergia al polen. Las mascarillas contribuyen a reducir la inhalación de las partículas hasta un 80%. Por ello, pueden contribuir a reducir los síntomas.

A pesar de que las mascarillas evitan el contacto directo del polen con la mucosa nasal, advierten de que no todas las mascarillas logran reducir dichos síntomas.

Mascarillas que evitan los síntomas

Las mascarillas quirúrgicas no protegen a los usuarios del contacto directo con el polen. Se debe a que no "proporcionan un sellado adecuado". En cambio, las mascarillas tipo FFP2 y FFP3 protegen de la exposición del polen y de los virus.

Estas mascarillas atrapan las partículas de tamaño mayor. Pueden reducir hasta en un 80% las partículas de polen y de polvo. Por ello, desde que se usa la mascarilla obligatoria se ha reducido el uso de la medicación contra la alergia.

Mayor concentración de polen aumenta los contagios

Ser alérgico no significa tener una mayor complicación frente al coronavirus. Aunque un estudio en el que participa la Universidad de Córdoba indica que las altas concentraciones de polen influyen en el aumento de las infecciones por coronavirus.

La exposición al polen en el aire aumenta la susceptibilidad a las infecciones virales respiratorias. Significa que estas altas concentraciones de polen provocan una menor respuesta inmunitaria. El motivo es la reducción de las proteínas antivirales que hacen frente a los virus.

Publicidad