Unas 25.000 personas diagnosticadas de glaucoma podrian sufrir ceguera total

Publicidad

PROBADO EN RATONES

Logran revertir un tipo de ceguera mediante la regeneración de la retina

Un avance científico permitiría revertir un tipo de ceguera mediante el uso de células madre durmientes en la retina.

Le debemos nuestra visión a una serie de células fotorreceptoras en nuestras retinas, que responden a la luz y envían las señales al cerebro para interpretar lo que estamos viendo. Pero al ser neuronas, estas células no se regenerarán por sí mismas. Al menos, así es como funciona en los mamíferos: los científicos han descubierto que otros animales como el pez cebra pueden convertir células estructurales llamadas glía de Müller en fotorreceptores nuevos y funcionales para restaurar su visión. Un nuevo estudio ha mostrado cómo esto podría hacerse en mamíferos.

"Este es el primer informe de los científicos que reprograman la glía de Müller para convertirse en fotorreceptores funcionales de la retina de los mamíferos", dice Thomas N. Greenwell, director del programa NEI de neurociencia de la retina. "Las varillas nos permiten ver con poca luz, pero también pueden ayudar a preservar los fotorreceptores de cono, que son importantes para la visión del color y la agudeza visual alta. Los conos tienden a morir en las enfermedades oculares en etapas posteriores, esta podría ser una estrategia para tratar enfermedades del ojo que afectan a los fotorreceptores ", según publica la revista Nature.

El equipo investigó si este tipo de mecanismo de reparación podría transferirse a los mamíferos, preferiblemente sin tener que lesionar las retinas de los ratones de prueba. Finalmente desarrollaron un proceso de dos fases que logró hacer precisamente eso. En la primera fase, los investigadores inyectaron los ojos de ratones sanos con un gen que activaría una proteína llamada beta-catenina. Esto hace que la glía de Müller comience a dividirse. Después de algunas semanas, la segunda fase involucró la inyección de factores en los ojos que dirigen a esas células recién divididas a convertirse en barras.

Cuando el equipo examinó las células mediante microscopio, descubrieron que estructuralmente las varillas cultivadas a partir de la glía de Müller se veían exactamente iguales a las naturales. Además de eso, también desarrollaron la red de sinapsis que les permitió comunicarse con otras neuronas.

En la siguiente prueba, los investigadores probaron el tratamiento en ratones que nacieron con ceguera congénita, lo que significa que, para empezar, no tenían varillas funcionales. Efectivamente, las varillas desarrolladas a partir de la neuroglia de Müller se desarrollaron de manera normal, y funcionalmente se encontró que se comunicaban con otras neuronas, incluso integrándose con éxito en los circuitos de la ruta visual.

El siguiente paso es comprobar cómo se desenvuelven los ratones en tareas visuales y comprobar si el tratamiento funciona en células de retina humana en una prueba de laboratorio.

Publicidad