Niño Hérnandez, el hombre más pequeño del mundo

Publicidad

Guiness

Niño Hernández, con 72,10 centímetros de estatura, se proclama como el hombre más pequeño del mundo

El colombiano Edward Niño Hernández con sus 72,10 centímetros de estatura es, por segunda vez, el hombre más bajito del mundo. Reconocimiento que consiguió en el año 2010 y que ahora repite tras diez años.

Niño Hernádez, de 34 años, fue reconocido por la organización Guinness World Records en Latinoamérica, como la persona más pequeña de la tierra nuevamente, ya ostentó ese honor hace 10 años. En el evento, producido antes del confinamiento, estuvo arropado por familiares y su ortopedista Cristina Suárez.

"¡Utilizo mi sonrisa para conquistar el mundo! Siempre comparto mi gran sonrisa con todos; ese es mi encanto. Yo puedo lograr todo lo que me proponga. Todo es posible... El tamaño y la altura no importa" afirmó el colombiano tras hacerse con el galardón.

Niño ya fue reconocido como el hombre más pequeño del mundo en 2010 cuando medía 70,21 aunque perdió ese honor a manos del nepalí Khagendra Thapa Magar (67,8 centímetros). Thapa también cedió su puesto tras ser batido por varios contendientes asiáticos, ahora el colombiano ha recuperado el cetro tras el fallecimiento de sus rivales.

Según el propio Libro de los Récords, pese a que sus padres buscaron asistencia médica desde temprano al ver que su crecimiento no era el correcto, pasaron casi 20 años hasta que fue diagnosticado de hipotiroidismo severo. En un video realizado por la organización se ve al pequeño Edward practicando una de sus grandes pasiones.

Niño disfruta bailando reguetón, merengue y vallenato -sus géneros favoritos- vestido con trajes de un bailarín profesional. "Quiero que la gente me conozca mejor para que me vean cómo soy: grande de corazón. Conquisto porque yo tengo una buena sonrisa y unos buenos ojos", aseguraba Niño, tras ello, el galardonado confesó su amor platónico por la actriz estadounidense Megan Fox. "No quiero que la gente me diga 'enano' porque eso es malo, eso es una mala costumbre", concluyó.

Publicidad