Brasil

Hallan muerta a una mujer embarazada de siete meses con el útero extirpado y sin rastro del feto

Macabro hallazgo en Brasil, tras hallarse a una mujer muerta, sin útero y que estaba embarazada de siete meses. El feto ha desaparecido y se cree que alguien la mutiló para hacer un ritual satánico.

Una mujer embarazada, con el feto visto en su vientre a través de una radiografía

Una mujer embarazada, con el feto visto en su vientre a través de una radiografía Pixabay

Publicidad

Sao Paulo vive un momento de tristeza, conmoción y estupor tras conocerse el terrible hallazgo que ha habido cerca de unas iglesias. Se ha encontrado el cadáver de una mujer que estaba embarazada de siete meses. Lo macabro del descubrimiento llegó cuando se descubrió que le habían mutilado, que no tenía útero y que el feto había desaparecido. Este suceso ha levantado las alarmas en Brasil, ante la posibilidad de que haya una secta en la ciudad.

Precisamente, las autoridades creen que la mujer, que tenía 24 años y se llama Ohana Karolin, ha sido mutilada como parte de un ritual satánico. Las sospechas principales se fundamentan en que este tipo de mutilaciones son muy frecuentes en rituales satánicos, más aun teniendo en cuenta que el cadáver ha sido encontrado en un lugar lleno de bosques y situado cerca de unas iglesias. Se sospecha que los rituales eran realizados en este lugar, aunque la investigación sigue en marcha.

Las autoridades brasileñas investigan ahora al novio de la mujer asesinada, que tenía ya tres hijos, y estaba embarazada del cuarto. Por ahora, no se sabe si el novio tiene alguna vinculación, aunque ya está siendo investigado. El exmarido de la víctima ha sido el encargado de reconocerla, confirmando que el cadáver pertenece a ella. Otro misterio es la presencia del feto, que no aparece por ninguna parte, y no se sabe qué ha sido de él.

Preocupación por sectas de fanatismo religioso

Una gran preocupación que no solo está presente en Brasil, sino en el resto del mundo, es la existencia de organizaciones que practican un fanatismo religioso muy preocupante, como es el caso de las sectas. También aquellas que practican rituales satánicos, y que conducen a que más de una persona acabe gravemente herida, mutilada, o asesinada, como ha sido este último caso, en el que ha muerto una mujer y se desconoce qué ha ocurrido con su feto.

Aunque el número de sectas de diferentes religiones ha disminuido con el paso de los años, todavía es una cuestión que preocupa y mucho, puesto que hay muchas personas que caen en las garras de estas peligrosas prácticas, y luego no las abandonan. Las autoridades advierten de que, en caso de que una secta sea capaz de hablar de un posible atentado o ponga en riesgo la integridad física de alguien, ya se estaría cometiendo un delito que debe ser reportado de inmediato.

Publicidad