Corridas de toros

Francia debate acabar con las corridas de toros

El debate sobre la prohibición de las corridas de toros ha llegado hasta el Parlamento francés. Emmanuel Macron se ha anticipado a la controversia y ha dicho que "las corridas de toros forman parte de nuestras tradiciones populares".

Gijón prohíbe las corridas de toros en la ciudad tras sacrificar a dos morlacos de nombre 'Feminista' y 'Nigeriano'

Gijón prohíbe las corridas de toros en la ciudad tras sacrificar a dos morlacos de nombre 'Feminista' y 'Nigeriano' EFE

Publicidad

Es la primera vez que la Asamblea Nacional debate prohibir las corridas de toros en Francia. Todo apunta a que no saldrá adelante, pero el debate ha llegado hasta el Parlamento francés. Hoy los diputados discutirán la proposición de ley para prohibir las corridas de toros impulsada por el diputado ecologista Aymeric Caron, de la coalición de izquierdas Nupes. Aunque no ha conseguido el respaldo de la Comisión de Leyes de la Asamblea Nacional, en la calle cada vez son más las voces favorables a la prohibición. Según el Instituto Francés de Opinión Pública, el 74% de los franceses estaría de acuerdo en que las corridas de toros dejaran de celebrarse.

Anticipándose al debate parlamentario de hoy, Emmanuel Macron, presidente de la República, ha aclarado que "Francia no prohibirá las corridas de toros, que forman parte de nuestras tradiciones populares". Y ha anunciado que Renacimiento, su partido, también ha dado libertad de voto a sus diputados, aunque el Gobierno se opone a la propuesta legislativa.

"No habrá prohibición. Debemos caminar hacia la conciliación, el diálogo. Son imprescindibles el respeto y la consideración", ha sentenciado Macron. Aunque ha querido matizar su no rotundo asegurando que la condición animal es el verdadero asunto a debatir: "La condición animal no siempre se tiene en cuenta. Es una cuestión de fondo. Cuando se habla de la caza, o las corridas, se habla de la condición animal. Hay que abordar esa cuestión. Dicho eso. También es imprescindible tener en cuenta el apego de nuestros compatriotas a sus costumbres, a sus tradiciones, de las que las corridas de toros forman parte".

El código penal francés ya incluye una medida que impide cualquier acto de crueldad con los animales, pero una derogación aún permite las corridas de toros en unas 50 ciudades del sur del país, donde existe una “tradición local ininterrumpida”, según recoge el texto. En las provincias de Aquitania, Provenza y Occitania, las corridas de toros son una seña de tradición.

Lo que sí consiguieron los antitaurinos es que, el pasado mes de julio, el Consejo de Estado eliminase de manera definitiva la tauromaquia del inventario del patrimonio cultural inmaterial de Francia.

Publicidad