Los padres de Isaac Lyons, un niño de diez años de Reino Unido, encontraron al pequeño muerto disfrazado de romano en su habitación.

Claire y Mike, los padres del pequeño, fueron a despertar a sus hijos para poner rumbo a un viaje que llevaban mucho tiempo esperando cuando sus ilusiones se desvanecieron al entrar al dormitorio de Isaac y encontrarlo muerto.

Claire y Mike creen que Isaac, al que le encantaban los personajes de Marvel y que estaba emocionado porque al día siguiente la familia iba a visitar un parque de atracciones, estaba jugando a disfrazarse en su habitación cuando se resbaló. La familia acababa de regresar de un viaje a Cumbria donde visitó la muralla de Adriano por primera vez y quedó fascinado con la historia de Roma.

"Creemos que no podía dormir porque estaba muy emocionado. Se levantó de la cama, se quitó el pijama y se vistió como un romano. Fue un accidente, se resbaló mientras jugaba. ¿Cómo es posible que nuestro hijo muera en su habitación y nosotros no lo sepamos?", lamentan los padres del pequeño, que aseguran no haber escuchado nada durante esa noche.

La muerte del niño, que tuvo lugar dos días antes del cumpleaños de una de sus hermanas, ha devastado a la familia. "Estaba jugando y luego todo se paró. Será un consuelo saber que no ha sufrido. Era nuestro superhéroe, lo fue todo para nosotros", asegura el padre del pequeño.

Su madre cuenta que Isaac era un niño que lo daba todo cuando algo le gustaba y que se preocupaba profundamente por los demás. "Si aparecía un anuncio de Unicef, empezaba a llorar y pedía que diéramos dinero".

Isaac, el mayor de cuatro hermanos, era un chico "amable, divertido y apasionado" y con una "imaginación extraordinaria". Tenía, según su familia, una personalidad que todavía se siente en la casa.