La expareja de Jordi Pujol Ferrusola, María Victoria Álvarez

Publicidad

Caso Pujol

Victoria Álvarez, exnovia de Jordi Pujol Ferrusola: "El capo siempre ha sido Jordi Pujol"

Álvarez reconoce que no ha sido difícil estos años tras presentar la denuncia contra los Pujol en 2012, aunque reconoce sentirse muy contenta por la decisión de la Audiencia Nacional.

Victoria Álvarez, expareja de Jordi Pujol Ferrusola, que denunció en 2012 a la familia Pujol ante la UDEF ha señalado que "estoy muy contenta" tras el auto de la Audiencia Nacional qué propone juzgar a la familia por formar una organización criminal para lucrarse.

En una entrevista concedida a 'La Razón', Álvarez ha hablado sobre si realmente se le daba credibilidad a su testimonio hace ocho años indicando que "cuando te metes en un tinglado así sabes que no te van a tomar en serio, pero la gente que me conoce sabe cómo soy y eso es lo que me importa".

Álvarez reconoce que el juez de la Audiencia Nacional José de la Mata "se lo tomó muy en serio" y destacada que ha hecho muy buen trabajo. También destaca que aún no se ha leído el auto de 509 páginas, aunque admite que quiere hacerlo tranquilamente.

Señala que lo importante es que la gente sepa quiénes son y qué han hecho en Cataluña. Álvarez recuerda que "mientras le nombraban español del año, Jordi Pujol estaba diseñando el Plan 2000, que es el germen del proyecto independentista, una herencia que va a ser más difícil de borrar".

Cuando denunció a la familia Pujol admite que "tenía una vida y desapareció. Perdí muchísimos amigos, pero también gané otros", aunque admite que "sabía donde me metía". Recuerda que cuando estaba montando una empresa "los bancos me negaban abrir una cuenta".

Álvarez detalla qué durante este tiempo ha tenido protección, y que aunque ahora no la tiene, sigue teniendo los teléfonos de la Policías y los Mossos que velaban por su seguridad. Números que ha utilizado al recibir cartas amenazantes o al ver que le seguían.

Sobre qué papel ha tenido Marta Ferrusola, Álvarez considera que ha tenido un papel "muy importante", aunque considera que "el capo" siempre ha sido el padre, Jordi Pujol.

La última vez que habló con Jordi Pujol Ferrusola indica que él le dijo que "si alguna vez me meten en la cárcel, me traes una coca cola y un bocata de longaniza".

Publicidad