El presidente de Unión del Pueblo Navarro (UPN), Javier Esparza, ha asegurado que su partido está dispuesto a "explorar" posibles acuerdos con el PSOE para evitar que los independentistas vascos y catalanes decidan en Navarra y en el conjunto de España. Con ello no descarta ni el apoyo ni la abstención ante la investidura de Pedro Sánchez. Así se lo ha trasladado Esparza al rey en la reunión que ha mantenido con el Jefe del Estado en el Palacio de la Zarzuela en el marco de la ronda de consultas que ha iniciado con vistas a una investidura: "Estamos abiertos a analizar posibles acuerdos que consigan que los independentistas no tengan la llave y no decidan la política de España ni el futuro de los españoles". UPN fue en coalición con PP y Ciudadanos en Navarra.

Las declaraciones de Esparza se producían en Madrid mientras en Pamplona la secretaria general del PSN y candidata socialista a la presidencia del gobierno de Navarra, María Chivite, y la presidenta del ejecutivo foral en funciones y candidata de Geroa Bai, Uxue Barkos, se han reunido. El PSN va a llevar a cabo con distintas formaciones para intentar conformar un "gobierno de progreso" en Navarra. El problema es que el acuerdo con la coalición nacionalista vasca necesitaría además al menos la abstención de los diputados de Bildu, lo que no gusta mucho a algunos socialistas en otras partes de España.

El de hoy es el primer encuentro dentro de la ronda que ha programado el PSN. Además de a Geroa Bai, ha llamado a Podemos y a Izquierda-Ezkerra. No ha llamado ni a EH Bildu ni a Navarra Suma. Chivite inicia esta ronda de contactos a pesar de que esta semana la dirección federal del PSOE se desmarcara del intento de la líder de los socialistas navarros de formar un Gobierno "progresista" ya que necesitaría al menos de la abstención de EH Bildu para superar la investidura. Poco antes de la reunión entre PSN y Geroa Bai, la cabeza de lista de EH Bildu al Parlamento de Navarra, Bakartxo Ruiz, ha advertido al PSN de que "es imposible configurar ningún tipo de alternativa a la derecha en Navarra sin hablar con EH Bildu". En todo caso, el PSN mantiene su intención de "cumplir" su "compromiso" de liderar un gobierno "progresista y de izquierdas" en Navarra. Las opciones de María Chivite por ser presidenta pasarían por alcanzar un acuerdo con Geroa Bai (9 escaños), Podemos (dos escaños) e Izquierda-Ezkerra (un escaño) para que le den su apoyo. Sumarían 23 escaños (la mayoría absoluta está en 26) y sería necesaria la abstención de EH Bildu. Por el contrario, la opción de que el candidato de Navarra Suma, Javier Esparza, asuma la presidencia del gobierno de Navarra pasaría por una abstención del PSN, lo que sería suficiente frente al rechazo de Geroa Bai, EH Bildu, Podemos e Izquierda-Ezkerra.